Resumen y Historia Libro el Mercader de Venecia – William Shakespeare

0
Advertisement

¿Cuál es el resumen del libro el Mercader de Venecia de William Shakespeare? Información sobre los personajes, resumen, reseña y la historia del libro el Mercader de Venecia.

Resumen Libro el Mercader de Venecia

Acto I, Escena I

En Venecia, un comerciante llamado Antonio se queja a sus dos amigos Salarino y Solanio de que siente una gran tristeza que no puede justificar. Salarino y Solanio se preguntan si su tristeza puede estar relacionada con el temor de que algunos de los barcos que ha enviado con su negocio se hundirán. Antonio les asegura que esta no es la fuente de su tedio, ya que no confía en ningún barco para mantener su negocio a flote. Solanio se pregunta si Antonio puede estar enamorado, pero Antonio rechaza la idea.

Los tres amigos se topan con el pariente de Antonio, Bassanio, que está con dos de sus propios amigos, Lorenzo y Gratiano. Salarino y Solanio se van, y Gratiano le pregunta a Antonio por qué parece tan triste. Antonio le dice que él es un jugador en un escenario y está destinado a desempeñar un papel triste. Gratiano le advierte que no exprese una expresión triste para parecer inteligente, y él y Lorenzo se van.

Después de su partida, Bassanio se burla más de Antonio hasta que este último le pregunta sobre su propia vida amorosa. Bassanio admite que está enamorado de una mujer llamada Portia que es heredera de Belmont. Le recuerda a Antonio que ya le debe dinero, pero que esperaba ganarse el corazón de Portia fingiendo ser rico como todos los demás pretendientes.

Advertisement

Antonio le dice a Bassanio que su dinero ya está atado en su negocio y que, por lo tanto, no puede prestarle más. Sin embargo, acepta firmar conjuntamente o «garantizar» cualquier préstamo que Bassanio pueda conseguir.

Acto I, Escena II

En Belmont, Portia también se siente triste. Se queja a su dama Nerissa por la voluntad de su padre recientemente fallecido que estipula que no se le permite elegir a su propio esposo. El testamento establece que los pretendientes de Portia deben elegir uno de los tres cofres. Un cofre está hecho de oro, uno de plata y uno de plomo. La única contiene su retrato, y quien la elige gana su mano. Cualquier hombre que adivine incorrectamente tiene que jurar nunca casarse con nadie. Esta penalización ha hecho que sea aún más difícil convencer a cualquiera de los hombres para que se arriesgue a adivinar.

Portia ya ha recibido ofertas de muchos nobles, entre ellos un Príncipe, un Señor y un Conde. Sin embargo, ella los critica sarcásticamente a todos por sus faltas. El Príncipe, dice ella, estaba demasiado enamorada de su caballo, el Conde era demasiado serio, etc.

Portia piensa en Bassanio y lo considera el único pretendiente que vale su tiempo. Portia está tan aburrida de sus diversos y ricos pretendientes que cuando un sirviente entra para decirle que pronto llegará el Príncipe de Marruecos, ella dice: Preferiría que me encogiera en lugar de espantarme.

Acto I, Escena III

En su búsqueda para obtener un préstamo, Bassanio va a ver a Shylock, un prestamista judío. Shylock se muestra reacio a otorgarle el préstamo a Bassanio incluso después de asegurarse de que Antonio está dispuesto a garantizarlo, ya que todo el dinero de Antonio está atado en sus barcos. Finalmente, Bassanio logra que Shylock acepte, siempre y cuando pueda hablar con Antonio personalmente.

En un lado, Shylock admite que odia a Antonio. Él siente que dado que Antonio presta dinero sin intereses, hace que su negocio de usura (el acto de prestar dinero a tasas de interés exorbitantes) sea más difícil. Cuando los hombres se encuentran, Antonio deja claro que a él tampoco le gusta Shylock y admite que solo está dispuesto a hacer negocios con él por el bien de Bassanio.

Shylock recuerda las veces que Antonio lo había escupido y también lo maldijo por su fe judía. Antonio defiende sus creencias cristianas y dice que es probable que vuelva a hacerlo. Insiste en que el dinero se presta como enemigo y no como amigo. Este acuerdo permitirá a Shylock garantizar una sanción severa si el dinero no se devuelve.

Advertisement

Finalmente, Shylock ofrece darle dinero sin intereses si Antonio está dispuesto a dejar que la pena sea una libra de su propia carne. Él sugiere esto aparentemente en broma, pero Antonio, confiado en que sus barcos le traerán riqueza, está de acuerdo con los términos. Bassanio sospecha del acuerdo, pero el acuerdo se firma y el dinero se entrega.

Acto II, Escena I

En Belmont, el Príncipe de Marruecos llega para cortejar a Portia. El Príncipe le pide a Portia que no lo juzgue de inmediato, ya que es tan valiente como cualquier hombre europeo. Portia señala que su juicio no importa, ya que la elección del cofre correcto por parte del Príncipe es lo único que juzgará si él es el esposo para ella. El Príncipe da un discurso sobre su propia valentía y heroísmo y le pide a Portia que lo lleve a los cofres. Ella le recuerda el castigo por adivinar incorrectamente, y él acepta esta oportunidad antes de que ella lo aleje.

Acto II, Escena II

Un sirviente de Shylock llamado Launcelot Gobbo decide si debe huir de su amo. La mitad de él está en contra de la fe de Shylock y quiere irse. Él llama a Shylock «una especie de diablo» por su fe judía. El otro lado quiere que se quede para cumplir su contrato. El padre de Launcelot, el viejo Gobbo entra. Siendo ciego, el hombre no reconoce a su hijo y le pregunta cómo encontrar a Launcelot. Debido al error, Launcelot decide hacerle una broma a su padre, donde le da instrucciones confusas e insiste en que Launcelot está muerto.

Launcelot pronto se revela a sí mismo, pero Old Gobbo no le cree al principio. Después de convencer a su padre de su identidad, Launcelot le dice que dejará a Shylock para pedirle un trabajo a Bassanio.

Bassanio entra en esto y Launcelot le ruega que lo tome como sirviente. Luego de tomarse un momento para entender al hombre, Bassanio acepta. Bassanio se reúne con Gratiano, quien le pide que lo acompañe a Belmont. Bassanio está de acuerdo con el argumento de que Gratiano actúa apropiadamente y no de su manera habitual y salvaje. Gratiano le promete que lo hará, y los hombres planean una noche de juerga antes de irse al día siguiente.

Acto II, Escena III

Cuando Launcelot se va, se va a despedir de la hija de Shylock, Jessica. Ella lo llama un «diablo feliz» y dice que su presencia hizo soportable la casa. Ella le da una carta para darle a Lorenzo y deja a Launcelot con los ojos llorosos.

Sola, Jessica admite que se siente culpable por avergonzarse de su padre, pero que solo es su hija por sangre y no por modales. Ella admite que espera escapar de su padre al casarse con Lorenzo y convertirse en cristiana.

Acto II, Escena IV

En una calle cercana, Lorenzo, Gratiano, Salarino y Solanio discuten un plan para reunir a Lorenzo y Jessica. La tripulación planea usar disfraces. A Gratiano le preocupa que no estén lo suficientemente preparados, pero Lorenzo le asegura que tienen mucho tiempo.

Mientras discuten esto, Launcelot se acerca para llevar la carta a Lorenzo. Lorenzo, reconociendo la escritura a mano, es inmediatamente superado con amor y adoración por Jessica. Le pide a Launcelot que regrese a la casa de Shylock para asegurarle a Jessica que él vendrá por ella. Launcelot, Salarino y Solanio se van, y Lorenzo le dice a Gratiano que tiene la intención de que Jessica escape, vistiéndola como portadora de antorchas. Él le da a Gratiano la carta y le ruega que la lea antes de irse con entusiasmo.

Acto II, Escena V

Shylock regaña a Launcelot y le advierte que Bassanio no será un maestro tan amable como él. Luego llama a Jessica y le dice que va a salir a cenar. Una extraña premonición lo ha estado preocupando, y él le advierte a su hija que mantenga las puertas cerradas y que no salga a la fiesta de la calle en su ausencia.

Launcelot susurra que Jessica debe desobedecer a su padre y estar atenta a un cristiano que «valdrá la pena como un ojo judío». Jessica se despide de su padre y se pregunta cómo se sentirá cuando lo pierda y él la pierda.

Advertisement

Acto II, Escena VI

Gratiano y Salarino se encuentran frente a la casa de Shylock esa noche. Lorenzo es más tarde, y esto confunde a los hombres que piensan que los amantes tienden a ser tempranos. Gratiano dice que el amor es mejor antes de que se confirme y que una vez que el amor esté seguro en su relación, inevitablemente perderá interés. Lorenzo llega y se disculpa por ser más tarde. Llama a Jessica que sale al balcón vestida como una página. Ella le arroja un cofre de oro y joyas y se sube a él. Lorenzo y Jessica se van juntos. Antonio entra y dice que Bassanio se va a Belmont y que Gratiano debería venir a despedirse de él.

Acto II, Escena VII

En Belmont, Portia lleva al Príncipe a los cofres. El cofre dorado está inscrito con las palabras: «Quien me elija, ganará lo que muchos hombres desean».
El cofre de plata dice: «Quien me elija, obtendrá todo lo que merece». Y el cofre de plomo dice: «Quien me elija debe dar y arriesgar todo lo que tiene».

Después de considerarlo por algún tiempo, el Príncipe elige el cofre de oro porque cree que es el único metal capaz de sostener el retrato de una mujer tan hermosa. Pero cuando él abre el cofre, todo lo que está dentro es una calavera con un pergamino. El rollo resulta ser un poema de castigo, y el Príncipe se va rápidamente. Portia solo se alegra de verlo partir.

Acto II, Escena VIII

Solanio está presente para ver la furia de Shylock al descubrir la fuga de Jessica y describe la escena a Salarino. Informa que Shylock gritó a los cielos por la justicia. Solanio menciona la deuda de Antonio y Salarino le recuerda los rumores de que los barcos de Antonio se hundieron en el Canal de la Mancha.
Los dos hombres recuerdan las palabras de despedida de Antonio a Bassanio, donde le dijeron que no dejara que los pensamientos de deuda o peligro le impidieran cortejar a Portia.

Acto II, Escena IX

El Príncipe de Arragon llega a Belmont para tratar de ganar la mano de Portia. Este Príncipe selecciona el cofre de plata en el que encuentra el retrato de un «idiota parpadeante» y un poema que lo reprende por ser un tonto. Él se va, y un mensajero llega para decirle a Portia que un joven veneciano ha venido a Belmont para intentar ganar su mano. Portia espera que sea Bassanio y que ella y Nerissa vayan a saludar al pretendiente.

Acto III, Escena I

Mientras Salarino y Solanio discuten los rumores de que los barcos de Antonio se hundieron, Shylock se acerca y los acusa de tener una mano en la huida de Jessica. Los dos hombres reclaman la acusación con orgullo, y Salarino le dice a Shylock que hay más diferencia entre él y su hija que entre el jet y el marfil.

Salarino le pregunta a Shylock si puede confirmar los rumores sobre los barcos hundidos y Shylock responde que Antonio pronto tendrá que renunciar a su vínculo de carne. Salarino se pregunta qué pretende hacer Shylock con una libra de carne y Shylock responde que alimentará su venganza. Shylock les dice a los hombres que Antonio lo ha tratado mal porque es judío y que pretende vengarse aplicando lo que le han enseñado sobre la intolerancia cristiana.

Salarino y Solanio se van, y un amigo de Shylock llamado Tubal entra. Tubal le dice a Shylock que no se ha encontrado ningún signo de Jessica y que, lo que es peor, parece haber cambiado un anillo que Shylock le había dado muchos años antes por una mujer llamada Leah, por un mono.
Shylock está furioso y maldice a su hija, pero él se anima cuando Tubal confirma que los barcos de Antonio se han hundido.

Acto III, Escena II

En Belmont, Bassanio ha llegado. Portia le ruega que deje de recoger uno de los cofres durante unos días para que puedan pasar un tiempo juntos primero, ya que es probable que se vaya si adivina mal. Pero Bassanio quiere elegir rápidamente para que no tenga que vivir otro momento sin Portia como su esposa.

Bassanio examina cuidadosamente los cofres y rechaza el cofre dorado, diciendo que su ornamentación es engañosa. Luego rechaza el cofre de plata y finalmente toma el cofre de plomo. En el interior se encuentran el retrato de Portia y un poema que lo felicita por haber elegido correctamente. Portia está encantada, y la pareja promete amarse. Portia le da a Bassanio un anillo para usar siempre, diciendo que si se deshace de él, esto indicará que su amor se ha ido para siempre.

Nerissa y Gratiano admiten que también se han enamorado y se sugiere una boda doble. Lorenzo y Jessica entran junto con Salarino. Salarino le entrega a Bassanio una carta de Antonio informándole que sus barcos se han ido y que Shylock querrá recoger su libra de carne. La carta humedece los espíritus de Bassanio. Portia ofrece pagar la deuda ella misma, pero Jessica le dice que Shylock solo está interesado en vengarse. En la carta, Antonio le pide que vuelva a ver a Bassanio antes de morir y Portia le pide a Bassanio que vaya con él.

Advertisement

Acto III, Escena III

Antonio es acompañado a prisión por Shylock, quien permanece sordo a sus súplicas de misericordia. Shylock le dice al carcelero que no hable con Antonio. Antonio asume que Shylock lo odia por rescatar a tantos de sus infortunados deudores. Solanio le asegura a Antonio que el duque nunca permitiría que se confirmara un contrato tan ridículo. Pero Antonio admite que la reputación de Venecia como una ciudad comercial está en juego y que el deshacerse de ese contrato podría perjudicar a la economía. Antonio solo reza para que Bassanio llegue a tiempo de verlo antes de que muera.

Acto III, Escena IV

Lorenzo le asegura a Portia que está haciendo algo bueno por un hombre que se merece ayudar a Antonio. Portia dice que nunca se ha arrepentido de haber hecho una buena acción y que nunca pudo negar haber ayudado a alguien que ama a Bassanio. Ella dice que ella y Nerissa esperarán el regreso de Bassanio en un monasterio y que esperarán en oración y contemplación hasta el regreso de su esposo. Ella deja a Lorenzo y Jessica para vigilar su propiedad mientras ella se va.

Sin embargo, después de que se van, Portia le informa a Nerissa que van a seguir a Bassanio a la incógnita de Venecia. Ella promete dar a Nerissa todos los detalles del viaje.

Acto III, Escena V

Launcelot le dice a Jessica que está preocupado por su alma, ya que los pecados del padre deben ser visitados por sus hijos. Jessica insiste en que ella se salva al convertirse para su matrimonio. A Launcelot le preocupa que la conversión de los judíos, que no comen carne de cerdo, tenga un efecto negativo en el precio del tocino. Lorenzo entra y castiga a Lorenzo por impregnar a una sirvienta negra.

Launcelot da una respuesta ingeniosa, y Lorenzo suspira por el sarcasmo. Launcelot sale a preparar para la cena. Lorenzo le pregunta a Jessica qué piensa de Portia y Jessica admite que está impresionada por ella y la considera casi perfecta. Lorenzo bromea sobre ser tan buena esposa como Portia mientras la lleva a cenar.

Acto IV, Escena I

La fecha de corte de Antonio llega. Cuando el duque saluda a Antonio, expresa su compasión y llama a Shylock un monstruo. Antonio, gracias al duque por tratar de sortear legalmente el trato de Shylock y dice que, como no se puede hacer nada, recibirá lo inevitable con un espíritu de tranquilidad. Shylock es llevado a la sala de audiencias, y el duque postula que Shylock solo está tratando de asustar a Antonio y que nadie exigiría esta sanción después de que un hombre también haya quebrado. Pero Shylock insiste en que no está retrocediendo y que la reputación de la ciudad está en juego.

Bassanio intenta discutir con Shylock, pero Antonio lo detiene, diciendo que no tiene sentido. Antonio dice que el odio le viene naturalmente a Shylock. Bassanio ofrece a Shylock el doble del préstamo original, pero Shylock lo rechaza. El duque dice que envió un consejo de un abogado y un mensajero llegó con la información. Salarino va a buscar al mensajero. Nerissa entra en la sala del tribunal disfrazada de empleada de abogado y le entrega al duque una carta del abogado. Shylock, esperando un juicio favorable, comienza a afilar su cuchillo.

La carta menciona a un joven abogado llamado Baltasar y le ordena a Nerissa que admita al hombre en la corte. La carta dice que el hombre fue enviado en lugar del otro abogado porque está enfermo. Disfrazada de Balthasar, entra Portia. Ella le dice al duque que ha revisado el caso y que Shylock y Antonio son llevados ante ella. Portia le pregunta a Antonio si admite que le debe dinero a Shylock. Él dice que lo hace. Portia pide a Shylock que sea misericordioso, pero él pregunta por qué debería serlo. En uno de los discursos más famosos de la obra, Portia habla sobre la misericordia que dice: «La calidad de la misericordia no es tensa, sino que cae como la suave lluvia del cielo».

Después de más preguntas y otra oferta de Bassanio para pagar la fianza con intereses, Portia juzga que el decreto debe ser válido y que la fianza es legal y vinculante. Ella le dice a Antonio que prepare su pecho para el cuchillo.

En preparación para su muerte, Antonio se despide de sus amigos. Tanto Gratiano como Bassanio insisten en que, aunque aman a sus esposas, los entregarían para salvar la vida de Antonio. Dejando de lado el sarcástico, Portia y Nerissa murmuran que sus esposas probablemente no apreciarán ese sentimiento. Justo cuando Shylock está a punto de cortar a Antonio, Portia le recuerda que debe tomar la carne sin producir sangre, ya que el vínculo no lo permite.
Ella le informa a Shylock que si una gota de sangre se derrama, será arrestado y sus tierras y bienes serán confiscados.

De repente volcado, Shylock no está seguro de qué hacer. Intenta aceptar tardíamente la oferta de Bassanio de triplicar la deuda, pero Portia insiste en que debe tener la libra de carne. Derrotado, Shylock deja caer el caso. Portia le recuerda cuál es el castigo por amenazar la vida de un veneciano. La mitad de su dinero iría al estado y la otra mitad al hombre que él amenazó. Portia le dice a Shylock que le pida clemencia al duque. Con misericordia, el duque exige una multa de Shylock y le perdona la vida. Antonio ofrece devolver su parte de los bienes de Shylock si se convierte al cristianismo y deja su dinero a Jessica y Lorenzo después de su muerte.

Advertisement

Shylock está de acuerdo y se va tristemente. El duque invita a Portia a cenar pero, aún disfrazada, ella insiste en que debe irse a Padua de inmediato. El duque insiste en que Antonio le da las gracias por su ayuda y Bassanio también le da las gracias por ofrecerle el dinero que él trajo para pagarle a Shylock. Portia rechaza el regalo, pero Bassanio insiste en que ella tome algo. Ella le pide el anillo que le dio. Renuente a separarse de él, él insiste en que le conseguirá un anillo mejor. Portia insiste, y Bassanio admite que no puede renunciar a un anillo como su esposa se lo dio. Portia dice que esta es una excusa conveniente que usan los hombres para guardar cosas que no quieren perder. Ella se va, y Antonio insiste en que Bassanio le da un anillo al empleado. Al ceder, Bassanio le pide a Gratiano que persiga al empleado y le entregue un anillo.

Acto IV, Escena II

Portia le pide a Nerissa que siga a Shylock para asegurarse de que firme la voluntad de dejar su fortuna a Lorenzo y Jessica. Gratiano entra y le da un anillo a Portia, invitándola a cenar nuevamente. Portia declina la invitación pero acepta el anillo. Portia le pide a Gratiano que muestre a Nerissa a la casa de Shylock. Nerissa susurra que intentará que Gratiano se desprenda de su propio anillo. Portia está encantada con esto, ya que planea avergonzar a los hombres más tarde con los anillos.

Acto V, Escena I

La escena final tiene lugar en Belmont, un mensajero llega para decirle a Lorenzo y Jessica que Portia y Nerissa están regresando del monasterio. Cuando regresan, Portia le pide a Lorenzo que no le diga a su esposo que ella se había ido. Bassanio, Antonio y Gratiano llegan, y Portia es presentada por Bassanio a Antonio. Antonio declara que ha sido absuelto. Nerissa y Gratiano comienzan a discutir sobre el ring. Gratiano le dice que se lo dio al abogado como una tarifa. Portia insiste en que su propio marido nunca se habría separado de su anillo. Gratiano le informa que Bassanio también le entregó el anillo al abogado.

Portia declara que el corazón de Bassanio está tan vacío como su dedo y que no visitará su cama hasta que él pueda producir el anillo. Bassanio le ruega a Portia que entienda las circunstancias, pero Portia insiste en que probablemente le dio un anillo a otra mujer. Antonio intenta ayudar, ofreciendo su alma si Bassanio o Gratiano son infieles a sus esposas. Portia y Nerissa finalmente terminan la farsa y muestran los anillos, diciéndoles a sus esposos que tengan más cuidado con ellos.

Portia y Nerissa revelan su gran plan y cómo se hicieron pasar por empleados del abogado. Antonio recibe noticias de que algunos de sus barcos fueron recuperados y Lorenzo descubre que está dispuesto a heredar el dinero de Shylock. Todo el grupo se regocija en su buena fortuna.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.