Frases de Federico Garcia Lorca – Las mejores Citas de Federico Garcia Lorca

0
Advertisement

¿Cuáles son las famosas frases, citas de Federico Garcia Lorca? Las mejores frases, citas de Federico Garcia Lorca sobre la vida, el amor más.

Frases de Federico Garcia Lorca

  • Los dos elementos que el viajero captura por primera vez en la gran ciudad son la arquitectura extrahumana y el ritmo furioso. Geometría y angustia.
  • En España, los muertos están más vivos que los muertos de cualquier otro país del mundo.
  • No hay nada más poético y terrible que la batalla de los rascacielos con los cielos que los cubren.

  • Las únicas cosas que Estados Unidos le ha dado al mundo son los rascacielos, el jazz y los cócteles. Eso es todo. Y en Cuba, en nuestra América, se elaboran cócteles mucho mejores.
  • No por un momento, hermoso y anciano Walt Whitman, no he podido ver tu barba llena de mariposas.
  • Verde como te quiero verde. Viento verde Ramas verdes.
  • Con sus almas de charol, bajan por el camino. Cazados y nocturnos, donde respiran se imponen, silencio de goma oscura y miedo a la arena fina.
  • Como no me he preocupado por nacer, no me preocupo por morir.
  • Además del arte negro, solo hay automatización y mecanización.
  • Verte desnudo es recordar la tierra.
  • Nueva York es algo horrible, algo monstruoso. Me gusta caminar por las calles, perdido, pero reconozco que Nueva York es la mentira más grande del mundo. Nueva York es Senegal con máquinas.
  • Tuve la suerte de ver con mis propios ojos la reciente caída de la bolsa, donde perdieron varios millones de dólares, una marea de dinero muerto que se fue al mar.
  • El duende …. ¿Dónde está el duende? A través del arco vacío, un viento del espíritu entra, soplando insistentemente sobre las cabezas de los muertos, en busca de nuevos paisajes y acentos desconocidos: un viento con el olor de la saliva de un niño, la hierba aplastada y el velo de medusa, anunciando el bautismo sin fin de cosas recién creadas.
Verde como te quiero verde. Viento verde Ramas verdes. El barco en el mar Y el caballo en la montaña.
  • Solo el misterio nos permite vivir, solo el misterio.
  • Nunca me dejes perder la maravilla de tus ojos de estatua, o el acento que la rosa solitaria de tu aliento pone en mi mejilla en la noche. Temo ser, en esta orilla, un tronco sin ramas, y lo que más lamento es no tener flor, pulpa ni arcilla para el gusano de mi desesperación. Si eres mi tesoro escondido, si eres mi cruz, mi dolor humedecido, si soy un perro y tú solo mi maestro, nunca me dejes perder lo que he ganado y adorna las ramas de tu río con hojas de mi distancia. Otoño.
  • Lo único que la vida me ha enseñado es que la mayoría de las personas pasan la vida encerradas en sus casas haciendo las cosas que odian.
  • La vida es risa en medio de un rosario de la muerte.
  • Disfruta del paisaje fresco de mi herida, rompe juncos y riachuelos delicados, bebe sangre derramada sobre el muslo meloso.
  • Mi poesía es un juego. Mi vida es un juego. Pero no soy un juego.
  • La nieve cae sobre el campo desierto de mi vida, y mis esperanzas, que vagan lejos, temen congelarse o perderse.
  • El amor es el beso en el nido tranquilo mientras las hojas tiemblan, reflejadas en el agua.
  • Entiende un solo día completamente, para que puedas amar cada noche.
  • Un hombre muerto en España está más vivo que un hombre muerto en cualquier parte del mundo.
  • Quiero ser poeta, de pies a cabeza, viviendo y muriendo por la poesía.
  • Devotamente los maestros señalan enormes cúpulas fumigadas; pero debajo de las estatuas no hay amor, no hay amor debajo de los ojos puestos en cristal. El amor está allí, en carne desgarrada por la sed, en la pequeña choza que lucha contra el diluvio; El amor está ahí, en las zanjas donde luchan las serpientes del hambre, en el mar triste que oscila las gaviotas, y en el beso más oscuro y picante debajo de las almohadas.
  • Tengo miedo de estar en esta orilla un tronco sin extremidades, y lo que más lamento es no tener flores, pulpa o arcilla para el gusano de mi sufrimiento.
  • Cada paso que damos a la tierra nos lleva a un mundo nuevo.
  • No hay duda de que realmente tengo una sensación para el teatro. Estos últimos días se me ha ocurrido hacer una comedia cuyos personajes principales son ampliaciones fotográficas. Esas personas que vemos en las puertas. Recién casados, sargentos, chicas muertas, una multitud anónima llena de bigotes y arrugas. Debería ser terrible. Si lo enfoco bien, poseerá patetismo sin consuelo. En medio de esas personas colocaré una auténtica hada.
  • En cada cosa hay una insinuación de la muerte. La quietud, el silencio, la serenidad son todos aprendizajes.
  • El novio es como una flor de oro. Cuando él camina, las flores a sus pies se despliegan.
  • Oh, cariño, no hay nada nuevo en esta tierra cuando se trata de lo que los hombres y las mujeres hacen en la oscuridad. El primer amor es cuando aprendes. Así que has aprendido que el amor puede abrirte como el sol de primavera en una pequeña primavera. Bueno. Recuérdalo. Tu sabes como amar
  • Mi lengua está perforada con vidrio.
  • Todo es un fan. Hermano, abre los brazos. Dios es el pivote.
  • Incluso el dinero, que tanto brilla, escupe a veces.
  • ¿Cuál es el rincón más alejado? Porque ahí es donde quiero estar, solo con lo único que amo.
  • Así como la vegetación liviana e ingrávida de salitre flota sobre los viejos muros de las casas tan pronto como el propietario se descuida, la vocación literaria brota en ti.
  • La novia, la novia blanca hoy una doncella, mañana una esposa.
  • Todos somos como el pequeño marinero. Desde los puertos escuchamos las tensiones de los acordeones y los oscuros jabones de los muelles, desde las montañas recibimos el plato de silencio que comen los pastores, pero no oímos más que nuestras propias distancias. ¡Y qué distancias sin fin y sin puertas y sin montañas!
  • El mundo es un hombro de carne oscura (carne negra de una vieja mula). Y la luz está del otro lado.
  • Las mujeres mayores pueden ver a través de las paredes.
  • Salve, diablo mudo! Eres el animal más intenso. Un eterno místico del infierno carnal …
  • Pequeño caballo negro ¿A dónde llevas a tu jinete muerto?
Muerte, muerte solitaria, debajo de las hojas marchitas.
  • A menudo me he perdido en el mar, las orejas llenas de flores recién cortadas, la lengua llena de amor y agonía.
  • Lo que no habrías sospechado vive y tiembla en el aire. Esos tesoros del día que mantienes fuera de tu alcance. Estos vienen y van en camiones, pero nadie se detiene a verlos.
  • El espejo es la madre rocío, el libro de los crepúsculos secos, el eco se hace carne.
  • Desde que me casé he estado pensando día y noche acerca de quién tenía la culpa, y cada vez que lo pienso, surge una nueva culpa de comerme la vieja; Pero siempre queda una falla.
  • Estoy satisfecho. Estoy haciendo progresivamente mi vida y mi nombre de la manera más segura y pura. Si entro en el teatro, como creo que lo haré, todas las puertas se abrirán con mucho gusto para mí.
  • La luna lleva las máscaras de meningitis a los dormitorios, llena los vientres de las mujeres embarazadas con agua fría y, tan pronto como no tengo cuidado, me tira un puñado de hierba sobre los hombros.
  • A nuestros ojos los caminos son infinitos. Dos son encrucijadas de la sombra.
  • Adán y Eva. La serpiente rompió el espejo en mil pedazos, y la manzana era su roca.
  • Siempre seré feliz si me dejaran solo en el rincón más alejado, encantador y desconocido, aparte de luchas, putrefacciones y tonterías; el último rincón de azúcar y pan tostado, donde las sirenas atrapan las ramas de los sauces y el corazón se abre a la agudeza de una flauta.
  • Toda la personalidad de uno está incrustada en guantes y sombreros después de haber sido buenos y usados. Muéstrame un guante y te diré el carácter de su dueño.
  • Lo que más importa tiene una máxima calidad metálica de muerte. La casulla y la rueda de carreta, la navaja de afeitar y las espinosas barbas de los pastores, la luna desnuda, una mosca, armarios húmedos, pilas de escombros, las imágenes de santos cubiertos de encaje, cal viva y los bordes heridos de los techos y las torres de vigilancia.
  • Muerte, muerte viciosa, deja una rama verde para el amor.
  • Sevilla es una torre llena de arqueros finos … Bajo el arco del cielo, a través de la llanura, ella dispara la flecha constante de su río.
  • A los hombres les gusta complacernos, muchacha. Les gusta deshacer nuestras trenzas y darnos agua para beber de sus propias bocas. Eso es lo que hace girar al mundo.
  • El fuego es alimentado por el fuego. La misma pequeña llama destruye dos tallos de trigo a la vez.
  • ¡Malditos, malditos sean los ricos! ¡Puede que ni siquiera les queden las uñas! … Estoy seguro de que van al infierno primero.
  • Luna como una gran vidriera que se rompe en el océano.
  • Dios mío, he venido con las semillas de preguntas. Los planté, y nunca florecieron.
  • Pero yo ya no soy yo Ni mi casa es ya mi casa. Pero ahora ya no soy yo, ni mi casa ya no es mi casa.
  • Angel y Muse se acercan desde fuera; el ángel arroja luz y la musa da forma (Hesíodo aprendió de ellos). Hoja de oro o quitón de pliegues: el poeta encuentra a sus modelos en su pieza de laurel. Pero el Duende, por otro lado, debe cobrar vida en los rincones más recónditos de la sangre.
  • El artista, y particularmente el poeta, es siempre un anarquista en el mejor sentido de la palabra. Debe prestar atención solo al llamado que surge dentro de él a partir de tres voces fuertes: la voz de la muerte, con todos sus presentimientos, la voz del amor y la voz del arte.
A menudo me he perdido para encontrar la quemadura que mantiene todo despierto
  • A las cinco de la tarde. Eran exactamente las cinco de la tarde. Un niño trajo la sábana blanca a las cinco de la tarde. Un frágil de limón listo preparado a las cinco de la tarde. El resto fue muerte, y muerte sola.
  • Puse mi cabeza fuera de mi ventana y veo cuánto quiere cortar el cuchillo del viento. En esta guillotina invisible, he colocado la cabeza sin ojos de todos mis deseos.
  • La muerte puso sus huevos en la herida.
  • Night of Sleepless Love La noche de arriba. Nosotros dos. Luna llena. Empecé a llorar, tú te reíste. Tu desprecio fue un dios, lamento mis momentos y palomas en una cadena. La noche de abajo. Nosotros dos. Cristal de dolor. Lloraste a grandes distancias. Mi dolor fue una avalancha de agonías sobre tu enfermizo corazón de arena. Dawn se casó con nosotros en la cama, con la boca en la boca helada de la sangre sin cazar. El sol entró por el balcón cerrado y el coral de la vida abrió sus ramas sobre mi corazón cubierto.
  • El niño pequeño mudo El niño pequeño estaba buscando su voz. (El rey de los grillos lo tenía.) En una gota de agua, el niño buscaba su voz. No lo quiero para hablar con él; Haré un anillo para que pueda usar mi silencio en su dedo meñique. En una gota de agua, el niño estaba buscando su voz. (La voz cautiva, muy lejos, se pone la ropa de un grillo.) Traducido por William S. Merwin.
  • … soy la inmensa sombra de mis lagrimas
  • Ditty of First Desire En la mañana verde quería ser un corazón. Un corazón. Y en la tarde madura quería ser un ruiseñor. Un ruiseñor. (Alma, vuélvete de color naranja. Alma, cambia el color del amor.) En la vívida mañana, yo quería ser yo mismo. Un corazón. Y al final de la noche quise ser mi voz. Un ruiseñor. Alma, vuélvete de color naranja. Alma, cambia el color del amor.
  • Comienza el llanto de la guitarra. Las copas del alba están destrozadas. Comienza el llanto de la guitarra. Inútil silenciarlo. Imposible silenciarlo. Llora monótonamente mientras el agua llora mientras el viento llora sobre los campos de nieve. Imposible silenciarlo. Llora por cosas distantes. Arenas cálidas del sur que anhelan las camelias blancas. Llora la flecha sin objetivo la tarde sin mañana y el primer pájaro muerto en la rama. ¡Oh, guitarra! Corazón herido de muerte por cinco espadas.
  • Si te contara toda la historia, nunca terminaría … Lo que me pasó a mí me ha pasado a mil mujeres.
  • Sé que no hay camino recto. No hay camino recto en este mundo. Sólo un laberinto gigante. De intersección de cruces.
  • Pero date prisa, entretejámonos como uno solo, con la boca rota, nuestra alma mordida por el amor, para que el tiempo nos descubra a salvo.
  • Si azul es sueño, ¿entonces qué inocencia? ¿Qué le espera al corazón si el amor no lleva flechas?
  • Hoy en mi corazón, un vago temblor de estrellas y todas las rosas son tan blancas como mi dolor.
  • La noche de abajo. Nosotros dos. Cristal de dolor. Lloraste a grandes distancias. Mi dolor fue una avalancha de agonías sobre tu enfermizo corazón de arena.
  • Hora de las estrellas (1920) El silencio redondo de la noche, una nota sobre el pentagrama del infinito. Maduro de poemas perdidos, salgo desnudo a la calle. La negrura plagada por el canto de los grillos: el sonido, la voluntad muerta, la luz musical percibida por el espíritu. Mil esqueletos de mariposas duermen dentro de mis paredes. Una multitud salvaje de brisas jóvenes sobre el río.
  • No hay nada más poético y terrible que la batalla de los rascacielos con los cielos que los cubren. La nieve, la lluvia y la niebla resaltan, empapan o ocultan las vastas torres, pero esas torres, hostiles al misterio y ciegas a cualquier tipo de juego, cortan las trenzas de la lluvia y lanzan sus tres mil espadas a través del suave cisne de la niebla.
En el corazón de todo gran arte hay una melancolía esencial.
  • Arder con el deseo y guardar silencio es el mayor castigo que podemos imponernos a nosotros mismos.
  • El teatro es una poesía que se levanta del libro y se vuelve lo suficientemente humana para hablar y gritar, llorar y desesperarse.
  • Mi cabeza está llena de fuego y pena, y mi lengua se vuelve loca, atravesada por fragmentos de vidrio.
  • Todos tenemos curiosidad por lo que nos puede lastimar.
  • Todos comprendemos el dolor que acompaña a la muerte, pero el dolor genuino no vive en el espíritu, ni en el aire, ni en nuestras vidas, ni en estas terrazas de humo ondulante. El dolor genuino que mantiene todo despierto es una pequeña e infinita quemadura en los ojos inocentes de otros sistemas.
  • Canto tu inquieto anhelo por la estatua, tu miedo a los sentimientos que te esperan en la calle. Canto la pequeña sirena de mar que te canta, montada en su bicicleta de corales y conchas. Pero sobre todo canto un pensamiento común que nos une en las horas oscuras y doradas. La luz que ciega nuestros ojos no es arte. Más bien es amor, amistad, espadas cruzadas.
  • Variación / Variaciones El remanso de aire bajo la rama del eco. El remanso del agua bajo fronda de luceros. El remanso de tu boca bajo espesura de besos. * Las aguas tranquilas del aire bajo la rama del eco. Las aguas tranquilas del agua bajo una fronda de estrellas. Las aguas tranquilas de tu boca bajo un matorral de besos. Traducido del español por Lysander Kemp.
  • Lo importante en la vida es dejar que los años nos lleven.
  • Un poeta debe ser un profesor de los cinco sentidos y debe abrir puertas entre ellos.
  • El día en que el hambre se erradique de la tierra, habrá la mayor explosión espiritual que el mundo haya conocido. La humanidad no puede imaginar la alegría que estallará en el mundo.
  • El hambre del día desaparece, el mundo verá la explosión espiritual más grande que la humanidad haya visto.
En el jardín moriré. En el rosal me matarán.
  • La parte terrible, fría y cruel es Wall Street. Ríos de oro fluyen allí de toda la tierra, y la muerte viene con él. Allí, como en ninguna otra parte, sientes una ausencia total del espíritu: manadas de hombres que no pueden contar más allá de las tres, manadas más que no pueden pasar más allá de las seis, desprecio por la ciencia pura y respeto demoníaco por el presente. Y lo terrible es que la multitud que llena la calle cree que el mundo siempre será el mismo y que es su deber mantener la enorme máquina en funcionamiento, día y noche, para siempre.
  • Lo terrible es que la multitud que llena la calle cree que el mundo siempre será el mismo y que es su deber mantener la enorme máquina en funcionamiento, día y noche, para siempre. Esto es lo que viene de una moralidad protestante, que yo, como un típico español (gracias a Dios), encontré desconcertante.
  • A primera vista, el ritmo puede confundirse con la alegría, pero cuando observas más de cerca el mecanismo de la vida social y la dolorosa esclavitud de hombres y máquinas, ves que no es más que una especie de angustia típica y vacía lo que hace Incluso el crimen y las pandillas perdonan los medios de escape.
  • Tuve la suerte de ver con mis propios ojos la reciente caída de la bolsa, donde perdieron varios millones de dólares, una marea de dinero muerto que se fue al mar. Nunca antes, en medio de los suicidios, la histeria y los grupos de personas que se desmayaban, sentí la sensación de una muerte real, una muerte sin esperanza, una muerte que no es más que podredumbre, porque el espectáculo era aterrador, pero carecía de grandeza … Sentí algo Como un impulso divino de bombardear todo ese cañón de sombras, donde las ambulancias recogían suicidios cuyas manos estaban llenas de anillos.
  • Las heridas ardían como soles a las cinco de la tarde, y la multitud rompía las ventanas a las cinco de la tarde. ¡Ah, esos cinco fatales de la tarde! ¡Eran las cinco por todos los relojes! ¡Eran las cinco de la tarde a la sombra!
  • El poema, la canción, la imagen, es solo agua extraída del pozo de la gente, y debe devolverse en una taza de belleza para que puedan beber, y al beber se comprendan a sí mismos.
  • Leñador. Cortar mi sombra de mí. Libérame del tormento de estar sin fruto. ¿Por qué nací entre espejos? El día da vueltas y vueltas a mí. La noche me copia en todas sus estrellas. Quiero vivir sin mi reflejo. Y luego déjame soñar que las hormigas y los cardos son mis hojas y mis loros.
  • Verde que te quiero verde. Verde viento Ramas verdes Verde te quiero verde. Viento verde Ramas verdes.
  • Una nación que no apoya y alienta su teatro es, si no muerta, moribunda; así como un teatro que no captura con la risa y las lágrimas el pulso social e histórico, el drama de su gente, el color genuino del paisaje espiritual y natural, no tiene derecho a llamarse teatro; Pero solo un lugar de diversión.
  • El teatro debe imponerse al público, y no al público en el teatro … La palabra «Arte» debe escribirse en todas partes, en el auditorio y en los camerinos, antes de que la palabra «Negocios» se escriba allí.
  • Nueva York es un lugar de encuentro para todas las razas del mundo, pero los chinos, los armenios, los rusos y los alemanes siguen siendo extranjeros. Lo mismo ocurre con todos, excepto los negros. No hay duda de que los negros ejercen una gran influencia en América del Norte y, no importa lo que digan, son el elemento espiritual más delicado de ese mundo.
  • ¿Qué diré de la poesía? ¿Qué diré sobre esas nubes o sobre el cielo? Mira; Míralos; ¡Míralo! Y nada más. ¿No entiendes nada de poesía? Deja eso a los críticos y los profesores. Porque ni tú, ni yo, ni ningún poeta sabe qué es la poesía.
  • Verde, cuánto te quiero verde. Viento verde Ramas verdes. El barco sobre el mar y el caballo en la montaña.
  • Los dos elementos que el viajero captura por primera vez en la gran ciudad son la arquitectura extrahumana y el ritmo furioso. Geometría y angustia. A primera vista, el ritmo puede confundirse con la alegría, pero cuando observas más de cerca el mecanismo de la vida social y la dolorosa esclavitud de hombres y máquinas, ves que no es más que una especie de angustia típica y vacía lo que hace Incluso el crimen y las pandillas perdonan los medios de escape.
  • Estoy herido, herido y humillado más allá de la resistencia, al ver que el trigo madura, las fuentes nunca dejan de dar agua, las ovejas con cientos de corderos, las perras, hasta que parece que todo el país se levanta para mostrarme su tierna cría para dormir mientras siento dos golpes de martillo aquí en lugar de la boca de mi hijo.
  • A las cinco de la tarde. ¡Ah, esos cinco fatales de la tarde! ¡Eran las cinco por todos los relojes! ¡Eran las cinco de la tarde a la sombra!
  • Los dos elementos que el viajero captura por primera vez en la gran ciudad son la arquitectura extrahumana y el ritmo furioso. Geometría y angustia.
  • La parte terrible, fría y cruel es Wall Street. Ríos de oro fluyen allí de toda la tierra, y la muerte viene con él. Ahí, como en ninguna otra parte, sientes una ausencia total del espíritu: manadas de hombres que no pueden contar más allá de los tres …
Puse mi cabeza fuera de mi ventana y veo cuánto quiere cortar el cuchillo del viento. En esta guillotina invisible, he colocado la cabeza sin ojos de todos mis deseos.
  • … el gitano es el elemento más distinguido, profundo y aristocrático de mi país, el que más representa su forma de ser y preserva mejor el fuego, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza y universal …
  • Los que temen a la muerte la llevarán sobre sus hombros.
  • Mientras el poeta lucha con los caballos en su cerebro y el escultor hiere sus ojos en la dura chispa de alabastro, el bailarín lucha contra el aire a su alrededor, un aire que amenaza en cualquier momento destruir su armonía o abrir enormes espacios vacíos donde ella El ritmo será aniquilado.
  • El corazón tembloroso de la bailarina debe poner todo en armonía, desde la punta de sus zapatos hasta el aleteo de sus pestañas, desde los volantes de su vestido hasta el juego incesante de sus dedos.
  • Angel y Muse se acercan desde fuera; el ángel arroja luz y la musa da forma (Hesíodo aprendió de ellos). Hoja de oro o quitón de pliegues: el poeta encuentra a sus modelos en su pieza de laurel. Pero el Duende, por otro lado, debe cobrar vida en los rincones más recónditos de la sangre.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.