René Descartes Pensamientos y Obras – ¿Qué hizo René Descartes?

0
Advertisement

¿Qué hizo René Descartes? Información sobre las doctrinas, el método, la influencia general, los puntos de vista científicos, las obras y el pensamiento de René Descartes.

A finales del siglo XVI, la coherencia y la autoridad de la cultura intelectual principalmente aristotélica de la Baja Edad Media (sin mencionar sus instituciones sociales, políticas y religiosas) se habían visto socavadas de manera decisiva. Pero aún no se había establecido satisfactoriamente ninguna visión alternativa igualmente amplia del mundo, y del lugar y papel del hombre en él. Para muchos de los intelectuales más sensibles y concienzudos de la época, el resultado fue una profunda sensación de incertidumbre y desilusión, junto con una tendencia (más notablemente expresada por Montaigne) a abandonar la vida activa y encerrarse en uno mismo. Descartes revitalizó el pensamiento filosófico de su tiempo al transformar su escepticismo y énfasis en uno mismo de expresiones de desesperación en instrumentos creativos que contribuyeron al progreso intelectual.

Método.

Descartes consideró que los silogismos de la lógica aristotélica carecían de valor a los efectos de la investigación. Los encontró adecuados para mostrar de manera convincente la evidencia de las conclusiones que ya se habían establecido, pero de ningún valor en el esfuerzo por hacer nuevos descubrimientos. Por otro lado, creía que su propio método era un medio poderoso para adquirir nuevas verdades.

Este método era esencialmente racionalista. Implicaba, primero, identificar mediante el análisis conceptual los elementos simples a los que pueden reducirse todos los objetos de pensamiento más complejos y, segundo, sintetizar una comprensión de la estructura de la realidad percibiendo las relaciones necesarias en las que estos elementos deben permanecer entre sí.

René Descartes Pensamientos y Obras - ¿Qué hizo René Descartes?

Fuente : wikipedia.org

Sus movimientos iniciales al aplicar este método fueron llevar la incertidumbre hasta su último límite, sometiendo a la crítica más intransigente la evidencia sobre la que descansaban sus creencias habituales, y suspender toda opinión, por plausible que fuera, en la que encontrara incluso la más mínima base racional para duda. Esta táctica despiadada tenía un doble propósito. Primero, Descartes pretendía recuperar el control total de su propia mente eliminando las ideas preconcebidas y los prejuicios que había adquirido durante el tiempo en que aún no era capaz de ejercer sus facultades críticas de forma autónoma. Y, en segundo lugar, esperaba descubrir alguna proposición que se mostrara inmune incluso al escepticismo más implacable y que, por lo tanto, pudiera proporcionar una base firme para la reconstrucción de su sistema de creencias.

Advertisement

Su plan era partir de esta proposición, una vez que la hubiera encontrado, por pasos tan cautelosos y bien definidos que no hubiera riesgo de error o de malentendido. Al seguir esta estrategia, Descartes imitó conscientemente lo que consideraba el método de las matemáticas, cuya peculiar lucidez y seguridad deseaba introducir en las otras ramas del saber que le interesaban.

Sentidos y Razón.

El escepticismo metodológico de Descartes lo llevó primero a suspender todas las creencias basadas en la evidencia de los sentidos. La evidencia sensorial nunca es concluyente en sí misma, argumentó, ya que siempre es posible (en la medida en que puedan ser determinados por los sentidos) que una persona esté soñando o que un poder sobrenatural se las haya arreglado para que sea engañada.

Pero mientras que Descartes, por lo tanto, consideró provisionalmente la existencia y el carácter de los objetos físicos (incluido su propio cuerpo) como inciertos, al igual que Montaigne encontró la realidad de su mente excepcionalmente segura contra toda duda. Por decidido que fuera su escepticismo, no podía dudar de que estaba dudando; esta proposición fue confirmada por el mismo esfuerzo por refutarla. En la que es seguramente la afirmación más famosa de la literatura filosófica -«Pienso, luego existo» («cogito ergo sum»)- expresó la incuestionable certeza de su propia existencia como ser pensante e identificó el punto desde el cual sus esfuerzos por reconstruir sus creencias podría proceder con confianza.

No fue por el uso de sus sentidos, creía Descartes, que había llegado al conocimiento cierto de su existencia como ser pensante. Fue mediante el uso de la razón lo que le permitió hacer la distinción conceptual entre mente y cuerpo y así reconocer claramente que, si bien la existencia de su cuerpo puede estar sujeta a dudas, no puede haber una base lógica para dudar de la existencia de su mente. . Su principio de investigación más general era aceptar sólo las proposiciones que entendía con similar claridad y distinción como verdaderas. Esto no impidió el uso de datos obtenidos por los sentidos. Pero sí significó que la importancia de los datos sensoriales debe ser evaluada por la razón y que los criterios para juzgar la aceptabilidad de cualquier creencia son lógicos más que perceptuales.

Garantía Divina del Conocimiento.

La adopción de este principio obligó a Descartes a justificar su confianza en la razón. Trató de lograr esto derivando la confiabilidad de la razón de la benevolencia de Dios. Su principal argumento a favor de la existencia de Dios era el siguiente: dado que el hombre es consciente de su propia imperfección, debe tener una noción de perfección por la cual se mide a sí mismo y se encuentra a sí mismo deficiente; no puede haber obtenido esta noción de la experiencia, porque nada en su experiencia es perfecto; y así la noción debe ser innata, y sólo puede explicarse suponiendo que hay de hecho un ser perfecto que creó al hombre e implantó en él la noción de perfección; por tanto, debe existir un ser perfecto (Dios) que creó al hombre.

El hecho de que el hombre pueda probar la existencia de Dios, argumentó Descartes, implica que el hombre puede confiar en creencias a las que no tiene una alternativa genuina. Porque hubiera sido malo que Dios hubiera creado a los seres humanos de tal manera que no pudieran evitar ser engañados, y la maldad es incompatible con la perfección divina. El hombre no tiene otra alternativa que aceptar los dictados de la razón, ya que es su facultad más alta; por tanto, la razón debe ser fiable, al menos en el sentido de poder corregir los errores que comete. Además, el hombre no tiene alternativas genuinas a ciertas creencias que no pueden ser establecidas directamente por la razón, por ejemplo, la creencia de que existe un mundo físico externo a él. Así, el hombre puede considerar la fiabilidad de estas creencias como también garantizada por la benevolencia de Dios. Descartes validó así la razón y restableció algunos de los juicios más fundamentales que su escepticismo inicial le había obligado a suspender.

Sustancia.

Según Descartes hay dos tipos fundamentales de sustancia en el mundo. Hay mentes, todas cuyas propiedades son modos de la propiedad esencial del pensamiento o conciencia; y hay cuerpos, todas cuyas propiedades son modos de la propiedad esencial de extensión, o espacialidad. Descartes sostenía que los animales no humanos no tienen mente y que no son más que elaborados autómatas mecánicos sin sentimientos ni otras características mentales. Aunque consideraba el cuerpo humano también como un sistema mecánico cuyo comportamiento podía ser completamente descrito por la física, su opinión era que la mente y el cuerpo de una persona están unidos de una manera peculiarmente íntima y que cada uno actúa sobre el otro. Sugirió que esta interacción tiene lugar en la glándula pineal del cerebro.

Advertisement

Pero Descartes no explicó satisfactoriamente cómo un cuerpo y una mente pueden unirse o cómo una sustancia material puede actuar sobre (o ser actuada por) una sustancia que es completamente inmaterial. Posteriormente, otros filósofos, en particular Malebranche, Spinoza y Leibniz, hicieron varios intentos importantes para resolver estos problemas, y aceptaron el dualismo de mente y cuerpo de Descartes, y la filosofía contemporánea todavía se enfrenta a ellos.

Puntos de vista científicos.

Los científicos aristotélicos creían que conjuntos independientes de leyes naturales gobernaban el comportamiento de objetos de diferentes tipos. Consideraron que estas leyes eran básicamente teleológicas (es decir, que explicaban el comportamiento de cada tipo de objeto en términos de los propósitos del objeto) y que dependían de las cualidades específicas de los objetos en cuestión. Pero Descartes rechazó la explicación teleológica sobre la base de que era imposible que los hombres supieran los propósitos para los que Dios había diseñado y creado el mundo.

En su geometría analítica, Descartes había mostrado cómo las características espaciales pueden interpretarse en términos cuantitativos. De su visión de la materia como extensión esencialmente espacial, sin propiedades mentales, se deducía que la materia es de tipo uniforme en todo el universo, y que todas las propiedades (así como los movimientos) de los objetos físicos pueden considerarse cuantitativas. Por lo tanto, el comportamiento del mundo físico (incluidos los cuerpos humanos) se puede describir completamente mediante la física matemática en un solo conjunto de leyes numéricas.

Su identificación de la materia con la extensión espacial tuvo otras consecuencias importantes para el pensamiento científico de Descartes. Lo llevó a rechazar la noción de vacío, ya que la suposición de que podría haber espacio sin materia era contradictoria en sus términos. También lo llevó a considerar que la materia es, como el espacio, infinitamente divisible e ilimitada en extensión. Concibió el universo como una plenitud cuyo estado originalmente indiferenciado había sido interrumpido por el desarrollo local de movimientos de vórtice. Su teoría de los vórtices, mediante la cual Descartes intentó dar cuenta de los hechos de la astronomía, así como de fenómenos como la gravedad y el magnetismo, fue la teoría dominante de la física en Europa hasta que fue suplantada por la de Sir Isaac Newton a fines del siglo XVII. .

Aparte de sus contribuciones a la física y las matemáticas, el trabajo científico más importante de Descartes fue en fisiología. Consideró el progreso en la medicina como el objetivo final de todos sus esfuerzos y dedicó gran parte de su tiempo, a lo largo de su vida madura, a disecciones, vivisecciones y experimentos fisiológicos. Algunos de sus trabajos sobre la fisiología de la visión y del sistema nervioso son especialmente notables, e intentó ampliar la explicación de Harvey sobre la circulación de la sangre ofreciendo una explicación de por qué late el corazón. Sin embargo, más que en cualquier resultado particular, la importancia de su trabajo como fisiólogo radica en que estableció la concepción del cuerpo humano como una máquina cuya estructura y comportamiento debían entenderse enteramente sobre principios mecánicos.

Influencia general.

La importancia histórica de Descartes no puede medirse únicamente en términos de la influencia, por grande que sea, de que gozaron uno u otro de sus puntos de vista filosóficos o científicos particulares. Es su postura intelectual general, y sus concepciones de la filosofía y de la ciencia, lo que tuvo el mayor impacto en el desarrollo posterior de la cultura moderna. Mucho después de que se rechazaran los detalles de su sistema de física, su visión mecanicista del mundo físico y su visión de la unidad de la ciencia siguieron siendo dominantes.

Incluso los filósofos que se apartaron radicalmente de las doctrinas de Descartes sobre cuestiones específicas lo siguieron en gran medida en su demanda de certeza, en su énfasis en el análisis y la reconstrucción racional del pensamiento a partir de elementos irreductiblemente simples, en su insistencia en la primacía del método y de la epistemología. , y en su afirmación de que los fundamentos últimos del conocimiento están en el conocimiento de uno mismo. Finalmente, el rechazo total de la tradición por parte de Descartes y su afirmación dramática de la autonomía de la razón individual jugaron un papel importante en el desarrollo del individualismo y el secularismo modernos. Fueron principalmente estas características de su pensamiento las que llevaron al filósofo alemán del siglo XIX Hegel a llamarlo uno de los héroes de la filosofía y al líder comunista francés del siglo XX, Maurice Thorez, a considerarlo como uno de los padres intelectuales de la Revolución Francesa.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.