¿Qué son los Padres de la Iglesia? Origen del concepto e importancia de los padres.

0

PADRES DE LA IGLESIA es un título de honor utilizado en el contexto cristiano para designar a los escritores reconocidos de la antigüedad cristiana desde los tiempos del Nuevo Testamento hasta Juan de Damasco en Oriente (muerto antes de 754) e Isidoro de Sevilla en Occidente (muerto en 636).

Algunos eruditos llegan al Patriarca Photius en el Este (murió después de 886) y al Venerable Bede en el Oeste (murió en 735), mientras que otros no quieren ir más allá del tiempo del Emperador Justiniano (murió en 565).

Conceptos católicos romanos y protestantes. En un sentido técnico, los teólogos católicos romanos diferencian a los Padres de la Iglesia de los Escritores y Doctores Eclesiásticos de la Iglesia. Según esta definición, el reconocimiento como Padre de la Iglesia implica cuatro criterios:

  1. ortodoxia doctrinal medida por la comunión continua con la Iglesia romana;
  2. santidad de vida demostrada por una conducta ejemplar;
  3. aprobación eclesiástica dada formalmente por una declaración oficial, implícitamente por cita positiva en documentos papales, sinódicos y litúrgicos, o virtualmente por consenso cristiano común; y
  4. antigüedad.

¿Qué son los Padres de la Iglesia? Origen del concepto e importancia de los padres.

La categoría de Escritores eclesiásticos incluye autores importantes cuya ortodoxia está en duda (por ejemplo, Tertuliano y Orígenes). La categoría de Doctores de la Iglesia, aunque incluye autores posteriores, requiere una erudición extrema como una calificación adicional. Ya en la Edad Media, la Iglesia occidental veneraba a cuatro de los padres latinos como «grandes doctores de la Iglesia». Son Ambrosio, Agustín, Jerónimo y Gregorio Magno. Al igual que la Iglesia Eastem, honra a tres de los Padres griegos como «grandes maestros ecuménicos»: Basilio el Grande, Gregorio de Nazianzo y Juan Crisóstomo, a quienes tradicionalmente agrega Atanasio. En el uso protestante moderno, el término «Padres de la Iglesia» está menos claramente definido y puede incluir, por ejemplo, las grandes figuras de la Reforma como Lutero y Calvino.

Advertisement

Origen del concepto.

El origen del concepto se remonta a la historia cristiana primitiva. En el mundo grecorromano, la relación profesor-alumno se comparó con la de un padre con su hijo. Los primeros cristianos se dirigieron a sus obispos como «padre» (papás griegas; papa latina) porque, en virtud de su ordenación y en vista de su oficio como bautistas y maestros, se creía que los obispos estaban especialmente dotados del Espíritu Santo.

Las primeras referencias a «Padres» como grupo ocurren durante el siglo IV y se refieren a los obispos reunidos en consejo, especialmente a los legendarios 318 padres del Primer Consejo Ecuménico de Nicea en 325 a. re. Este uso fue ampliamente adoptado durante las grandes controversias cristológicas del siglo V, cuando todos los partidos apelaron a «los Padres». Agustín fue el primero en incluir a un no obispo, el presbítero Jerónimo, entre los Padres, y el Decreto gelasiano (siglo VI), que enumera las obras de los «Santos Padres», ya incluía las de un laico, Prosper de Aquitania.

Importancia de los padres.

El uso creciente del colectivo temi «los Padres» en los primeros siglos tuvo un doble origen. Por un lado, la apelación a un grupo autoritario de enseñanza de Padres fue una herramienta importante para establecer la prueba dogmática de la tradición que se requería para cualquier definición normativa de la fe cristiana. El testimonio de los Padres podría servir como una guía normativa para interpretar la verdadera tradición apostólica, aunque se reconoció que un Padre individual podría haberse equivocado en detalles. Por otro lado, la referencia a un grupo tan venerable ayudó a demostrar al mundo exterior que el cristianismo no era un movimiento bárbaro novedoso, sino que poseía su propia sucesión de gigantes literarios que podían competir con los mejores autores paganos. El trabajo de Jerónimo sobre hombres ilustres, la primera historia de la literatura patrística, se escribió con este propósito en mente.

A lo largo de la Edad Media, el testimonio combinado de las Sagradas Escrituras y los Padres siguió siendo el estándar de la tradición cristiana normativa, así como del logro literario. En el catolicismo moderno, el testimonio patrístico constituye solo una parte de una prueba dogmática de la tradición. Sin embargo, el consenso unánime de los Padres todavía se considera infalible.

Advertisement

En las Iglesias ortodoxas orientales, la tarea básica de la teología sigue siendo la exposición del dogma tal como ha sido interpretado por los siete consejos ecuménicos y los santos Padres. Por lo tanto, el estudio de la teología debe incluir el estudio de los Padres. Los primeros protestantes mostraron un gran respeto por los Padres de la Iglesia, especialmente por los de los primeros cinco siglos, cuando, según ellos, la iglesia existía en una forma relativamente pura.

Sin embargo, su insistencia en las normas bíblicas les impidió atribuir un valor normativo a las enseñanzas de los Padres. Usaron la «teología patrística» como un control valioso, pero al mismo tiempo se esforzaron por demostrar que sus posiciones religiosas eran el resultado directo de la verdadera doctrina de los Padres. Esta última preocupación eventualmente condujo al surgimiento de una disciplina teológica moderna llamada historia del dogma, que investiga todas las doctrinas cristianas desde el punto de vista del desarrollo histórico.

¿Qué son los Padres de la Iglesia? Origen del concepto e importancia de los padres.

En la comunidad católica romana, el Concilio de Trento creó un nuevo interés en el estudio de los Padres y allanó el camino para los primeros tratamientos integrales de su trabajo, durante los siglos XVII y XVIII (Robert Bellarmine, Remi Ceillier, Louis Tillemont) también en cuanto a las grandes colecciones de textos patrísticos publicados por los benedictinos de St.Maur (mauristas) y otros antes de las ediciones gigantescas del siglo XIX. Hoy en día, la «patrística», o la ciencia de los Padres, generalmente se considera coextensiva con la historia de la antigua literatura cristiana.

Advertisement

Padres Ante-Nicea.

La era de los Padres se divide en tres períodos; los siglos anteriores a Nicea al Concilio de Nicea (325); el «período dorado» de los siglos cuarto y quinto; y el tiempo de los padres posteriores. Entre los autores anteriores a Nicea, destacan los llamados Padres Apostólicos, un nombre dado en el siglo XVII a los autores de un grupo de escritos aproximadamente contemporáneos con el Nuevo Testamento pero no incluidos en el canon: las dos Epístolas de Clemente ; las letras de Ignacio, Bernabé y Policarpo; el pastor de hermas; un manual de la iglesia llamado Didache; la epístola a Diognetus; y fragmentos de Papias.

Los apologistas cristianos del siglo II incluyen a Justin Martyr, Quadratus, Melito de Sardis, Aristides, Tatian, Athenagoras y Theophilus of Antioch. La imponente figura del siglo II posterior fue Ireneo de Lyon. En el este, Alejandría vio el surgimiento de los primeros grandes teólogos: Clemente de Alejandría (murió antes de 215) y Orígenes (murió 254). En Occidente, Tertuliano (muerto después de 220) y Cipriano (muerto en 258) comenzaron a dar forma a una tradición latina que fue continuada por Arnobio y Lactantio (muerto después de 217).

«Era Dorada» de los Padres.

Los siglos «dorados» se abren con los Padres de la era Constantiniana, especialmente Eusebio, el historiador de la iglesia (muerto en 339) y Atanasio (muerto en 373). El clímax se alcanzó en el Este hacia finales de siglo con Cirilo de Jerusalén (muerto en 383), Didymus de Alejandría, llamado el Ciego (muerto en 398), Evagrius Ponticus (muerto en 399), Cirilo de Alejandría (muerto en 444), y particularmente los tres Capadocios: Basilio el Grande (muerto en 379), Gregorio de Nazianzus (muerto alrededor de 390) y Gregorio de Nisa (muerto después de 394).

La mejor tradición griega continuó en la escuela bíblica de Antioquía: Diodore de Tarso (muerto antes de 394), Teodoro de Mopsuestia (muerto en 428), Juan Crisóstomo (muerto en 407), Teodoro de Cyrrhus (muerto alrededor de 466). Entre los escritores latinos, varios papas se cuentan como Padres de la Iglesia, especialmente Leo I (reinó 460-461) y Gregorio el Grande (reinó 590-604). El vértice del período «dorado» en Occidente está relacionado con nombres como Hilary (murió 367), Ambrose (murió 397), Jerome (murió 419/20), Agustín (murió 430) y Vicente de Lerins (murió antes 450).

Advertisement

¿Qué son los Padres de la Iglesia? Origen del concepto e importancia de los padres.

Padres posteriores.

De los últimos Padres griegos, los escritos de Dionisio el Pseudo-Areopagita y Leoncio de Bizancio pertenecen a principios del siglo VI. El padre más importante del siglo VII fue Maximus Confessor (fallecido en 662). En Occidente, autores como Boecio (muerto en 524), Casiodomos (muerto alrededor de 580), Gregorio de Tours (muerto en 594) e Isidoro de Sevilla transmitieron a la Edad Media la herencia cristiana junto con los ideales literarios del mundo clásico.

Padres sirios, armenios y coptos. La mayoría de los primeros Padres escribieron en griego. Las obras cristianas más antiguas en latín datan de principios del siglo II. Pero también hay un importante cuerpo de literatura patrística escrita por Padres en otras lenguas, cuya importancia llegó mucho más allá de sus pequeñas iglesias regionales y que a menudo sentaron las bases para nuevas literaturas indígenas en sus idiomas nacionales: Padres sirios como Afraates (fallecidos después de 345 ), Efraem (muerto en 373), Rabbula de Edesa (muerto en 436), Philoxenus de Mabbug (muerto en 533); Armenios como Agathangelus y Eznik de Kolb; y coptos como Pachomius y Shenoute de Athribis.

En sus obras, los Padres de la Iglesia han dejado un legado formidable que es significativo no solo para la historia del cristianismo sino también para la literatura mundial, donde piezas inmortales como la Vulgata de Jerónimo, las Confesiones de Agustín y la Ciudad de Dios, y la Consolación de Boecio La filosofía continúa ocupando lugares de honor.

Advertisement

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.