Frases De Charles Sanders Peirce – Las mejores citas de Charles Sanders Peirce

0
Advertisement

¿Cuáles son las famosas frases, citas de Charles Sanders Peirce? Las mejores frases, citas de Charles Sanders Peirce sobre la vida, el amor, la ciencia

Frases De Charles Sanders Peirce

  • Cada nuevo concepto viene primero a la mente en un juicio.
  • Realmente no pensamos, apenas estamos conscientes, hasta que algo sale mal.
  • El universo entero está perfundido con signos, si no está compuesto exclusivamente por signos.
  • No es el conocimiento, sino el amor al aprendizaje, lo que caracteriza al hombre científico.
  • Es una observación común que aquellos que viven continuamente sobre sus expectativas tienden a olvidarse de los requisitos de su situación real.

La esencia de la creencia es el establecimiento de un hábito; y las diferentes creencias se distinguen por los diferentes modos de acción a los que dan lugar.
  • Mi lenguaje es la suma total de mí mismo.
  • El pragmático sabe que la duda es un arte que debe adquirirse con dificultad.
  • Si el hombre fuera inmortal, podría estar completamente seguro de ver el día en que todo en lo que había confiado debería traicionar su confianza y, en resumen, llegar finalmente a una miseria sin esperanza. Él se desmoronaría, al fin, como toda buena fortuna, como cada dinastía, como lo hace cada civilización. En lugar de esto, tenemos la muerte.
  • Es … fácil estar seguro. Uno solo tiene que ser lo suficientemente vago.
  • En todos los trabajos sobre pedagogía que he leído, y han sido muchos, grandes y pesados, no recuerdo que alguien haya abogado por un sistema de enseñanza basado en bromas pesadas, en su mayoría crueles. Eso, sin embargo, describe el método de nuestro gran maestro, la Experiencia.
  • Si una opinión puede eventualmente llegar a la determinación de una creencia práctica, en sí misma se convierte en una creencia práctica; y toda proposición que no sea pura jerga y charla metafísica debe tener alguna relación con la práctica.
  • La opinión que está destinada a ser finalmente aceptada por todos los que investigan, es lo que queremos decir con la verdad, y el objeto representado en esta opinión es el real. Esa es la forma en que explicaría la realidad.
  • Mirando por mi ventana esta hermosa mañana de primavera, veo una azalea en plena floración. ¡No no! No veo eso; aunque esa es la única forma en que puedo describir lo que veo. Esa es una proposición, una oración, un hecho; pero lo que percibo no es proposición, oración, hecho, sino solo una imagen que hago inteligible en parte por medio de una declaración de hecho. Esta declaración es abstracta; pero lo que veo es concreto.
Hay un nudo en mi maldito cerebro que me impide pensar como otras personas piensan.
  • La definición de definición está en el fondo justo lo que expresa la máxima del pragmatismo.
  • Defino un signo como cualquier cosa que esté determinada por otra cosa, llamada su Objeto, y así determina un efecto sobre una persona, efecto que llamo su Interpretante, que este último es mediado por el primero.
  • No podemos comenzar con una duda completa. Debemos comenzar con todos los prejuicios que realmente tenemos cuando entramos en el estudio de la filosofía. Estos prejuicios no deben ser disipados por una máxima, ya que son cosas que no nos ocurre que puedan ser cuestionadas. Una persona puede, es cierto, en el curso de sus estudios, encontrar razones para dudar de lo que comenzó por creer; pero en ese caso duda porque tiene una razón positiva para ello, y no a causa de la máxima cartesiana. No pretendamos dudar en filosofía de lo que no dudamos en nuestros corazones.
  • La idea no pertenece al alma; es el alma que pertenece a la idea.
  • Principalmente no dependemos de ese departamento del alma que es más superficial y falible (nuestra razón), sino de ese departamento que es profundo y seguro, que es instinto.
  • … las matemáticas se distinguen de todas las demás ciencias, excepto solo por la ética, al no necesitar ética. Todas las demás ciencias, incluso la lógica, especialmente en sus primeras etapas, corren el peligro de evaporarse en nada aireado, degenerando, como dicen los alemanes, en una película aracnoidea, creada a partir de las cosas de las que están hechos los sueños. No existe tal peligro para las matemáticas puras; porque eso es precisamente lo que las matemáticas deberían ser.
  • No podemos comenzar con una duda completa.
  • Si vamos a definir la ciencia, … no consiste tanto en saber, ni siquiera en «conocimiento organizado», como lo hace en la investigación diligente de la verdad por la verdad, sin ningún tipo de hacha de molienda, ni para el por el placer de contemplarlo, sino por el impulso de penetrar en la razón de las cosas.
  • Una hipótesis es algo que parece que podría ser cierto y verdadero, y que es capaz de verificación o refutación en comparación con los hechos.
  • La matemática es puramente hipotética: no produce nada más que proposiciones condicionales.
  • Una proposición verdadera es una creencia de proposición que nunca conduciría a tal desilusión, siempre y cuando la proposición no se comprenda de otra manera de lo que se pretendía.
… y es probable que haya algún secreto aquí que aún no se ha descubierto.
  • La verdad es que ese sentido común, o el pensamiento como surge por primera vez por encima del nivel de lo estrictamente práctico, está profundamente imbuido de esa mala calidad lógica a la que se aplica comúnmente el epíteto metafísico; y nada puede aclararlo sino un curso de lógica severo.
  • Verdaderamente, esa razón sobre la cual nos inyectamos a nosotros mismos, aunque pueda responder por cosas pequeñas, aún para decisiones grandiosas, no es más segura que una sacudida.
  • La trama y la urdimbre de todo pensamiento y toda investigación son símbolos, y la vida del pensamiento y la ciencia es la vida inherente a los símbolos; de modo que es incorrecto decir que un buen lenguaje es importante para un buen pensamiento, simplemente; porque es la esencia de eso.
  • Todo hombre está completamente satisfecho de que exista algo así como la verdad, o no haría ninguna pregunta.
  • Es terrible ver cómo una sola idea poco clara, una fórmula única sin significado, acechando en la cabeza de un joven, a veces actuará como una obstrucción de la materia inerte en una arteria, obstaculizando la nutrición del cerebro y condenando a su víctima a desmayarse en la plenitud de su vigor intelectual y en medio de la abundancia intelectual.
  • Sobre este primer y en un sentido esta única regla de la razón, que para aprender debes desear aprender, y al desear no estar satisfecho con lo que ya te inclinas a pensar, sigue un corolario que en sí mismo merece ser inscrito en cada pared de la ciudad de la filosofía: No bloquees el camino de la investigación.
  • En tercer lugar, considere la insistencia de una idea. La insistencia de una idea pasada con referencia al presente es una cantidad que es menor, cuanto más atrás está esa idea del pasado, y se eleva al infinito a medida que la idea del pasado se pone en coincidencia con el presente.
  • ¿Dice que es dudoso escribir en un pedazo de papel que usted duda? Si es así, la duda no tiene nada que ver con ningún asunto serio. Pero no hagas creer; si la pedantería no te ha quitado toda la realidad, reconoce, como debes, que hay mucho en lo que no dudas, en lo más mínimo. Ahora, lo que no dudes en absoluto, debes considerar y debes considerar como verdad absoluta e infalible.
  • El resultado final del pensamiento es el ejercicio de la volición, y de este pensamiento ya no forma parte; pero la creencia es solo un estadio de acción mental, un efecto sobre nuestra naturaleza debido al pensamiento, que influenciará el pensamiento futuro.
  • Entre las características menores, pero llamativas de las matemáticas, se puede mencionar la construcción descarnada y esquelética de sus proposiciones; la peculiar dificultad, complicación y estrés de sus razonamientos; la exactitud perfecta de sus resultados; su amplia universalidad; su infalibilidad práctica.
Toda la evolución que conocemos procede de lo vago a lo definido.
  • Toda nuestra experiencia pasada está continuamente en nuestra conciencia, aunque la mayor parte se sumerge en una gran profundidad de oscuridad. Pienso en la conciencia como un lago sin fondo, cuyas aguas parecen transparentes, pero en las que podemos ver claramente pero un poco.
  • La mera imaginación sería, de hecho, mera insignificante; solo que no hay imaginación es simple.
  • Se pueden tomar un par de declaraciones en conjunción o disyuntivamente; por ejemplo, «Se ilumina y truena», es conjuntivo, «Se aclara o truena» es disyuntivo. Cada acto individual de conectar un par de declaraciones es una nueva mónada para el matemático.
  • Considera qué efectos posiblemente podrían tener los rodamientos prácticos que concibes que tienen los objetos de tu concepción. Entonces, su concepción de esos efectos es la totalidad de su concepción del objeto.
  • Es cierto que la única esperanza del razonamiento retroductivo que llega a la verdad es que puede haber alguna tendencia natural hacia un acuerdo entre las ideas que se sugieren a la mente humana y las que se refieren a las leyes de la naturaleza.
  • Suponer leyes universales de la naturaleza capaces de ser aprehendidas por la mente y sin tener ninguna razón para sus formas especiales, pero inexplicables e irracionales, no es una posición justificable. Las uniformidades son precisamente el tipo de hechos que deben tenerse en cuenta. La ley es por excelencia lo que quiere una razón. Ahora, la única forma posible de dar cuenta de las leyes de la naturaleza, y de la uniformidad en general, es suponer los resultados de la evolución.
  • Si el hombre fuera inmortal, podría estar completamente seguro de ver el día en que todo en lo que él confiaba debería traicionar su confianza.
  • Es una observación común que una ciencia comienza a ser exacta cuando se trata cuantitativamente. Las llamadas ciencias exactas no son más que las matemáticas.
Todos los grandes logros de la mente han estado más allá del poder de las personas sin ayuda.
  • El universo debería presumirse demasiado vasto para tener cualquier carácter.
  • Las matemáticas se distinguen de todas las demás ciencias, excepto solo por la ética, al no necesitar ética.
  • La duda es un estado incómodo e insatisfecho del cual luchamos para liberarnos y pasar al estado de creencia; mientras que el segundo es un estado calmo y satisfactorio que no deseamos evitar, o cambiar a una creencia en cualquier otra cosa.
  • El percepto es la realidad. No está en forma proposicional. Pero el juicio más inmediato al respecto es abstracto. Por lo tanto, es esencialmente diferente a la realidad, aunque debe aceptarse como fiel a esa realidad. Su verdad consiste en el hecho de que es imposible corregirlo, y en el hecho de que solo profesa considerar un aspecto del percepto.
  • Un mal razonamiento y un buen razonamiento son posibles; y este hecho es la base del lado práctico de la lógica.
  • Pienso en la conciencia como un lago sin fondo, cuyas aguas parecen transparentes, pero en las que podemos ver claramente pero un poco más. Pero en esta agua hay innumerables objetos a diferentes profundidades; y ciertas influencias darán a ciertos tipos de esos objetos una influencia ascendente que puede ser lo suficientemente intensa y continuar lo suficiente como para llevarlos a la capa superior visible. Después de que el impulso cesa comienzan a hundirse hacia abajo.
  • Cuando algo está presente en la mente, ¿cuál es el primer y más simple personaje que se anota en él, en todos los casos, sin importar cuán poco elevado pueda estar el objeto? Ciertamente, es su presencia.
  • La verdad es esa concordancia de un enunciado abstracto con el límite ideal hacia el cual la investigación interminable tiende a llevar la creencia científica, que concordancia puede tener la afirmación abstracta en virtud de la confesión de su inexactitud y unilateralidad, y esta confesión es un ingrediente esencial de verdad.
  • La verdadera ciencia es distintivamente el estudio de cosas inútiles. Porque las cosas útiles se estudiarán sin la ayuda de hombres científicos. Para emplear estas mentes raras en ese tipo de trabajo es como ejecutar una máquina de vapor quemando diamantes.

El esfuerzo supone resistencia.

  • Todo el progreso que hemos logrado en filosofía … es el resultado de ese escepticismo metódico que es el elemento de la libertad humana.
  • La diferencia entre una mente pesimista y una optimista es de tal importancia controladora con respecto a cada función intelectual, y especialmente para la conducta de la vida, que no se puede admitir que ambas son normales, y la gran mayoría de la humanidad está naturalmente optimista.
  • La generalidad es, de hecho, un ingrediente indispensable de la realidad; para la mera existencia o realidad individual sin regularidad, sea lo que sea una nulidad. El caos es puro nada.
  • La esencia de la creencia es el establecimiento de un hábito.
  • Esta rama de las matemáticas [Probability] es la única, creo, en la que los buenos escritores obtienen resultados que son completamente erróneos.
  • Otra característica del pensamiento matemático es que no puede tener éxito donde no puede generalizarse.
  • Uno se encontrará, por ejemplo, con la suposición virtual de que lo relativo al pensamiento no puede ser real. Pero por qué no, exactamente? El rojo es relativo a la vista, pero el hecho de que esto o aquello esté en esa relación con la visión que llamamos ser rojo no es en sí mismo relativo a la vista; es un hecho real.
  • Es imposible no envidiar al hombre que puede descartar la razón, aunque sabemos cómo debe ser finalmente.
  • Si la libertad de expresión no debe ser restringida por las formas más groseras de restricción, la uniformidad de opinión estará asegurada por un terrorismo moral al que la respetabilidad de la sociedad dará su completa aprobación.

Un signo, o representante, es algo que representa a alguien por algo en algún aspecto o capacidad. Se dirige a alguien, es decir, crea en la mente de esa persona un signo equivalente, o tal vez un signo más desarrollado. Ese signo que crea lo llamo el interpretante del primer signo. El signo representa algo, su objeto. Es sinónimo de ese objeto, no en todos los aspectos, sino en referencia a una especie de idea, que a veces he llamado la base del representante.

El descubrimiento de Kepler no hubiera sido posible sin la doctrina de las cónicas. Ahora los contemporáneos de Kepler, tales mentes penetrantes como Descartes y Pascal, estaban abandonando el estudio de la geometría … porque decían que era TAN ÚTIL INUSUAL. Estaba el futuro de la raza humana casi temblando en la balanza; dado que la geometría de las secciones cónicas ya no se había elaborado en gran medida, y tenían su opinión de que solo las ciencias aparentemente útiles deberían ser perseguidas, el siglo XIX no habría tenido ninguno de los caracteres que lo distinguen del Antiguo Régimen.

Haremos mejor en abandonar todo el intento de aprender la verdad a menos que podamos confiar en que la mente humana tenga tal poder de adivinar que antes de que se hayan probado muchas hipótesis, se puede esperar que las conjeturas inteligentes nos lleven a una que apoye todo pruebas, dejando la gran mayoría de las posibles hipótesis sin examinar.

Advertisement

Es el hombre de ciencia, ansioso por regenerar todas sus opiniones, racionalizar todas sus ideas, bebiendo de la fuente de los hechos y dedicando todas las energías de su vida al culto de la verdad, no como él lo entiende, sino como él todavía no lo entiende, que debería llamarse correctamente un filósofo.

La ley es por excelencia lo que quiere una razón. Ahora, la única forma posible de dar cuenta de las leyes de la naturaleza, y de la uniformidad en general, es suponer los resultados de la evolución.

Toda obra de la ciencia lo suficientemente grande como para ser recordada por algunas generaciones ofrece alguna ejemplificación del estado defectuoso del arte del razonamiento de la época en que fue escrito; y cada paso principal en la ciencia ha sido una lección de lógica.

Por ejemplo, hay muchos químicos que se ocupan exclusivamente del estudio de colorantes. Descubren hechos que son útiles para la química científica; pero no se clasifican como hombres científicos genuinos. Al verdadero químico científico le importa tanto aprender sobre el erbio, cuya extrema rareza lo hace comercialmente sin importancia, como lo hace con el hierro. Él está más ansioso por aprender sobre el erbio si el conocimiento de él haría más para completar su concepción de la Ley Periódica, que expresa las relaciones mutuas de los elementos.

Ninguna descripción general del modo de avance del conocimiento humano puede ser justa, lo que deja de lado el aspecto social del conocimiento. Eso es de su misma esencia. ¡Qué cosa es la sociedad! El trabajador, con su sindicato, lo sabe. Los hombres y las mujeres que se mueven en una sociedad educada lo entienden, aún mejor. Pero los bohemios, como yo, cuyo trabajo se hace en soledad, pueden olvidar que no solo el hombre es mucho mejor que un bruto en soledad, sino también que todo lo que tiene un significado importante para él debe recibir su interpretación de consideraciones sociales.

Cuando se dice que una imagen es singular, significa que está absolutamente determinada en todos los aspectos. Todos los caracteres posibles, o los negativos de los mismos, deben ser ciertos para tal imagen.

Cuando un hombre actúa intencionalmente, actúa bajo la creencia en algún fenómeno experimental. En consecuencia, la suma de los fenómenos experimentales que implica una proposición conforma toda su influencia en la conducta humana.

Advertisement

Una cualidad es algo capaz de encarnarse por completo. Una ley nunca puede ser incorporada en su carácter de ley, excepto al determinar un hábito. Una cualidad es cómo algo pudo o pudo haber sido. Una ley es cómo debe continuar un futuro sin fin.

Teóricamente, se lo concedo, no hay posibilidad de error en el razonamiento necesario. Pero hablar así «teóricamente» es usar el lenguaje en un sentido pickwickiano. En la práctica, y de hecho, las matemáticas no están exentas de esa responsabilidad de error que afecta todo lo que hace el hombre.

La teología, estoy convencido, deriva su impulso inicial de una vacilación religiosa; porque hay tanto, o más, que es misterioso y calculado para despertar la curiosidad científica en las relaciones con Dios, y es un problema bastante análogo al de la teología.

Frente a cualquier cognición, existe una realidad desconocida pero cognoscible; pero frente a toda la cognición posible, solo existe la autocontradictoria. En resumen, la cognibilidad (en su sentido más amplio) y el ser no son meramente metafísicamente iguales, sino que son términos sinónimos.

Nunca ha estado en mi poder estudiar nada, matemáticas, ética, metafísica, gravitación, termodinámica, óptica, química, anatomía comparada, astronomía, psicología, fonética, economía, historia de la ciencia, whist, hombres y mujeres, vino, metrología , excepto como un estudio de semeiotic.

No es demasiado decir que, después de la pasión por aprender, no existe una cualidad tan indispensable para el enjuiciamiento exitoso de la ciencia como la imaginación. Encuéntrame un pueblo cuya medicina temprana no esté mezclada con magia y conjuros, y te encontraré un pueblo desprovisto de toda habilidad científica.

Podemos decir que los sentimientos tienen dos tipos de intensidad. Una es la intensidad del sentimiento en sí mismo, por el cual los sonidos fuertes se distinguen de los débiles, los colores luminosos de los oscuros, los colores altamente cromáticos de los tintes casi neutros, etc. El otro es la intensidad de la conciencia que se apodera de la sensación, que hace que el tic-tac de un reloj realmente se escuche infinitamente más vívido que un disparo de cañón que se recordaba haber sido escuchado hace unos minutos.

Aun así, a veces le parecerá a un científico que los filósofos han sido menos proclives a descubrir cuáles son los hechos, que a investigar qué creencia está más en armonía con su sistema.

A menos que el hombre tenga una inclinación natural de acuerdo con la naturaleza, no tiene ninguna posibilidad de entender la naturaleza en absoluto.

Por un objeto, me refiero a cualquier cosa que podamos pensar, es decir, cualquier cosa de la que podamos hablar.

Todos los seguidores de la ciencia están completamente persuadidos de que los procesos de investigación, si solo se llevan a cabo lo suficiente, darán una solución cierta a cada pregunta a la que se pueden aplicar … Esta gran ley se materializa en la concepción de la verdad y la realidad . La opinión que está destinada a ser finalmente aceptada por todos los que investigan es lo que queremos decir con la verdad, y el objeto representado en esta opinión es el real.

Advertisement

Pero la percepción extraordinaria que algunas personas pueden obtener de los demás a partir de indicaciones tan leves que es difícil determinar cuáles son, sin duda se hace más comprensible por la visión aquí tomada.

Nosotros, uno y todos nosotros, tenemos un instinto para orar; y este hecho constituye una invitación de Dios para orar.

Lo real, entonces, es aquello que, tarde o temprano, la información y el razonamiento finalmente darían lugar, y que, por lo tanto, es independiente de los caprichos de usted y mío. Por lo tanto, el mismo origen de la concepción de la realidad muestra que esta concepción implica esencialmente la noción de una COMUNIDAD, sin límites definidos, y capaz de un aumento definitivo del conocimiento.

Es importante entender lo que quiero decir con semiosis. Toda acción dinámica, o acción de la fuerza bruta, física o psíquica, tiene lugar entre dos sujetos, ya sea que reaccionen por igual entre sí, o uno es agente y el otro paciente, total o parcialmente, o en cualquier caso es una resultante de tales acciones entre pares. Pero por «semiosis» me refiero, por el contrario, a una acción, o influencia, que es, o implica, una cooperación de tres sujetos, como un signo, su objeto y su interpretante, esta influencia tri-relativa que no está en cualquier forma que se pueda resolver en acciones entre pares.

La conciencia de una idea general tiene una cierta «unidad del ego» en ella, que es idéntica cuando pasa de una mente a otra. Es, por lo tanto, bastante análogo a una persona, y de hecho, una persona es solo un tipo particular de idea general.

Algunos piensan para evitar la influencia de los errores metafísicos, al no prestar atención a la metafísica; pero la experiencia muestra que estos hombres, más que todos los demás, están sujetos a un ferviente vicio de la teoría metafísica, debido a teorías que nunca han cuestionado.

El destino entonces es la necesidad por la cual un cierto resultado seguramente se llevará a cabo de acuerdo con el curso natural de los eventos, sin embargo, podemos variar las circunstancias particulares que preceden al evento.

¿Y qué es la creencia? Es la semicadencia la que cierra una frase musical en la sinfonía de nuestra vida intelectual.

A menudo se ha argumentado que el escepticismo absoluto es autocontradictorio; pero esto es un error: e incluso si no fuera así, no sería un argumento en contra del escéptico absoluto, en la medida en que no admite que ninguna proposición contradictoria sea cierta. De hecho, sería imposible mover a tal hombre, ya que su escepticismo consiste en considerar cada argumento y nunca decidir su validez; por lo tanto, actuaría de esta manera en referencia a los argumentos presentados contra él.

El método de autoridad siempre gobernará la masa de la humanidad; y aquellos que manejan las diversas formas de fuerza organizada en el estado nunca estarán convencidos de que el razonamiento peligroso no deba ser suprimido de alguna manera.

El que [el lógico]estudia la ciencia de sacar conclusiones, el otro [el matemático]la ciencia que extrae las conclusiones necesarias.

Advertisement

A pesar de todo lo que se ha descubierto desde los tiempos de Newton, su afirmación de que somos niños recogiendo bellos guijarros en la playa mientras el océano entero yace ante nosotros inexplorado, sigue siendo sustancialmente más verdadero que nunca, y lo haremos aunque paleemos los guijarros palas de vapor y llevarlos en carloads.

Tres elementos forman una idea. El primero es su calidad intrínseca como sentimiento. El segundo es la energía con la que afecta otras ideas, una energía que es infinita en el aquí y ahora de la sensación inmediata, finita y relativa en la actualidad del pasado. El tercer elemento es la tendencia de una idea a traer consigo otras ideas.

La tercera clase consiste en hombres para quienes nada parece grandioso sino la razón. Si la fuerza les interesa, no está en su esfuerzo, sino en que tiene una razón y una ley. Para los hombres de primera clase, la naturaleza es una imagen; para los hombres de segunda clase, es una oportunidad; para los hombres de la tercera clase, es un cosmos, tan admirable, que penetrar en sus caminos les parece lo único que hace que la vida valga la pena. Estos son los hombres a quienes vemos poseídos por la pasión de aprender.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.