Tipos de enfermedades mentales

0

Hay varios tipos de enfermedades mentales que pueden causar síntomas leves a severos que pueden variar mucho de un tipo a otro. Aquí hay una lista de algunos trastornos mentales comunes.

Las enfermedades mentales o los trastornos mentales se definen como anomalías psicológicas en el pensamiento, el comportamiento y los estados de ánimo. A menudo se asocia con angustia, deterioro del funcionamiento o discapacidad de alguna forma. Hay una serie de factores que pueden conducir a enfermedades mentales. Los factores genéticos, biológicos y ambientales pueden provocar trastornos mentales en hombres, mujeres y niños de todas las edades. Para garantizar que se proporcionen medidas de recuperación y tratamiento, es extremadamente importante identificar y diagnosticar estas afecciones. A lo largo de los años, con los avances en la psiquiatría clínica, ha habido una serie de cambios en el reconocimiento de los tipos de trastornos mentales.

Clasificando los tipos de enfermedades mentales

Las definiciones y clasificaciones de los diversos tipos de enfermedades mentales han sufrido una serie de cambios. Actualmente hay dos sistemas aceptados de clasificaciones de trastornos de salud mental: uno se realiza mediante el Capítulo V de la CIE-10: Trastornos mentales y del comportamiento. Este manual ha sido publicado por la Clasificación Internacional de Enfermedades, OMS desde 1949. El otro es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (la cuarta y última edición es el DSM-IV) producido por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA). Este manual ha estado en publicación desde 1952 y se usa ampliamente en los Estados Unidos, mientras que Gran Bretaña y el resto de Europa siguen el anterior código de clasificación proporcionado por ICD. Ambas clasificaciones basadas en el síndrome enumeran un rango de condiciones de salud mental, por ejemplo, el DSM IV enumera alrededor de 300 trastornos mentales.

Junto con esto, la CIE-10 ha incluido trastornos de la infancia en dos amplias categorías, trastornos del desarrollo de problemas emocionales y del comportamiento psicológico de los niños (F80-89) y trastornos emocionales y del comportamiento con inicio generalmente en la infancia y la adolescencia (F90-98). El DSM IV incluye los trastornos de la infancia en el Eje I, trastorno de comportamiento perturbador, trastornos de ansiedad de la infancia o la adolescencia, trastornos de la alimentación, trastornos de tics, trastornos de eliminación y en el Eje II en los trastornos de desarrollo penetrantes. Aquí hay una lista de algunos trastornos mentales comunes en adultos y niños junto con sus definiciones.
Tipos de enfermedades mentales

Lista de Trastornos Mentales

Desórdenes de ansiedad
Trastornos de la infancia
Trastornos cognitivos
Trastornos disociativos
Trastornos de la alimentación
Trastorno de control de impulsos
Trastornos del estado de ánimo
Trastornos cerebrales orgánicos
Desorden de personalidad
Trastornos sexuales
Trastornos del sueño
Otros trastornos mentales

Desórdenes de ansiedad

Afectando a alrededor de 40 millones de adultos solo en Estados Unidos, los trastornos de ansiedad son extremadamente comunes y pueden afectar a cualquier persona, ya sean adultos o niños. A diferencia de los episodios generales de ansiedad de vez en cuando, los trastornos de ansiedad están marcados por periodos de ansiedad prolongados generalmente de seis meses o más

Trastorno de ansiedad generalizada: una persona con un trastorno de ansiedad generalizada tiene una preocupación constante, excesiva e irracional por cualquier cosa, ya sea por asuntos familiares, dinero, relaciones o problemas de trabajo. Fatiga, dolores de cabeza recurrentes, dolores musculares, entumecimiento de manos y pies, erupciones cutáneas, bochornos e incapacidad para controlar la ansiedad son algunos de los síntomas comunes de este trastorno mental.

Trastorno de pánico: un tipo de trastorno de ansiedad que afecta tanto a adultos como a niños. Los trastornos de pánico provocan varios ataques de pánico recurrentes. La mayoría de estos ataques son repentinos y se desencadenan sin previo aviso. Los síntomas comunes incluyen ansiedad intensa, latidos cardíacos rápidos, mareos, temblores y una sensación de miedo intenso e incontrolable.

Fobia específica: derivada de la palabra griega Fobos, la fobia es un sentimiento de miedo intenso a algo específico que puede o no representar un peligro para la persona que sufre el miedo. La proximidad al estímulo fóbico puede desencadenar este miedo irracional. El miedo a las arañas (aracnofobia), volar (aviofobia) y el miedo a los perros (cinofobia) son algunos ejemplos de fobias específicas.

Trastorno de ansiedad social: también conocido como fobia social, el trastorno de ansiedad social es un tipo de trastorno de ansiedad en el que una persona se siente extremadamente consciente de sí misma y ansiosa en una situación social. Él o ella puede comenzar a sonrojarse, temblar, sudar profusamente o tener dificultades para conversar con la gente.

Trastorno obsesivo compulsivo: los sentimientos, ideas u obsesiones repetitivas ya menudo no deseadas pueden ser causadas por un trastorno obsesivo compulsivo. La obsesión repetitiva de un pensamiento o imagen angustiante y la compulsión de hacer un acto específico, pueden dejar a la persona ansiosa y cansada todo el tiempo. Algunos ejemplos de comportamiento obsesivo compulsivo incluyen lavarse las manos repetidas veces para eliminar los gérmenes portadores de infecciones o revisar y volver a verificar ciertas cosas, como cerrar la puerta con llave o apagar las luces.

Trastorno de estrés postraumático: una experiencia traumática como un desastre natural, situaciones de rehenes, abuso, acoso y violación puede conducir a un trastorno por estrés postraumático. La persona sufre de depresión, ansiedad e ira. Los flashbacks repetidos del evento traumático pueden aumentar aún más la angustia.

Trastornos de la infancia

Al igual que los trastornos mentales en adultos, también existen varios trastornos de la infancia. Los estudios de psiquiatría infantil han identificado la necesidad de estudiar la psicología infantil de manera diferente a la psicología adulta. Esto se debe a que un niño depende de sus padres y cuidadores para su desarrollo emocional y de otro tipo. Además, los niños son menos expresivos en sus palabras, y por lo tanto los trastornos son más difíciles de diagnosticar.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH / TDA): uno de los trastornos infantiles más comunes, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad se caracteriza por un comportamiento hiperactivo, dificultad para prestar atención y mantenerse concentrado. El niño se distrae fácilmente, pierde cosas, cambia de una actividad a otra, está constantemente en movimiento, habla sin parar y, a menudo, no escucha cuando se le habla.

Trastorno autista (autismo): el autismo o trastorno autista es un trastorno del desarrollo en el que el niño muestra una comunicación social limitada y un comportamiento repetitivo. Los síntomas generalmente se pueden ver en la edad preescolar. Ciertos déficits de desarrollo, como no balbucear a los doce meses de edad o no hablar las palabras por dieciocho meses junto con la pérdida de lenguaje o habilidades sociales pueden indicar autismo en los bebés. En preescolares, los signos como la falta de contacto físico, evitar el contacto visual y el fracaso en la comunicación con los demás pueden indicar autismo. El niño puede repetir cierto comportamiento como apilar tazas o colocar cosas en una fila. Él o ella pueden tener ciertos rituales y estar extremadamente preocupados con las luces y los objetos en movimiento.

Trastorno de conducta: cuando hay una violación repetitiva y persistente de las normas junto con desacato a la conducta socialmente aceptada, se conoce como trastorno de conducta en los niños. Algunos de los comportamientos comunes exhibidos incluyen la agresión hacia las personas, la crueldad con los animales, el robo, la lucha, la destrucción de la propiedad y la violación de las reglas en la escuela y el hogar

Encopresis: esta es la suciedad voluntaria de la ropa debido a la retención de las heces. El excremento que se acumula en el colon puede filtrarse y manchar la ropa. Esto generalmente se observa en niños pequeños entrenados para ir al baño mayores de cuatro años. La encopresis es un signo de estreñimiento, o es causada por la retención de las heces debido a trastornos psicológicos o neurológicos.

Enuresis: la enuresis o orinarse en la cama es la incapacidad de controlar la micción, especialmente mientras duerme. Hay tres tipos de enuresis que incluyen enuresis diurna (incontinencia diurna), enuresis nocturna (incontinencia nocturna) y enuresis mixta. Mientras que la enuresis primaria se refiere a los niños que no han aprendido a usar el baño, la enuresis secundaria se refiere a los niños entrenados para ir al baño que tienen incontinencia debido a alguna situación estresante. El comportamiento debe observarse dos veces durante al menos tres semanas para que se diagnostique como enuresis.

Trastorno de aprendizaje: trastornos del aprendizaje es un término general para definir una amplia gama de trastornos relacionados con las dificultades de aprendizaje. Estos trastornos afectan la forma en que la persona escucha, habla, entiende y utiliza las cosas aprendidas. Los trastornos de aprendizaje se agrupan en diferentes conjuntos de habilidades. Éstas incluyen:
Problemas de aprendizaje en la lectura (dislexia)
Problemas de aprendizaje en matemáticas (discalculia)
Problemas de aprendizaje por escrito (disgrafía)
Problemas de aprendizaje en el lenguaje (afasia / disfasia)
Problemas de aprendizaje en habilidades motoras (dispraxia)
Trastorno de procesamiento visual
Trastorno de procesamiento de audio

Retraso Mental: Preferiblemente conocido como discapacidad intelectual, el retraso mental es una discapacidad del desarrollo que se caracteriza por un funcionamiento intelectual por debajo del promedio y habilidades de adaptación (habilidades necesarias para la vida cotidiana, como el aprendizaje del idioma, habilidades sociales y habilidades relacionadas con el trabajo). A menudo se diagnostica en niños menores de dieciocho años.

Trastorno de oposición desafiante: este es un trastorno que está marcado por la hostilidad y el desafío hacia las figuras de autoridad. Los síntomas comunes del trastorno incluyen enojo extremo, negarse a cumplir con las reglas, decir cosas hirientes, comportamiento malo y rencoroso en los niños. El niño puede tener berrinches frecuentes e inconsolables y arrebatos de ira.

Trastorno de pica: Cuando un niño come sustancias como arcilla, tierra, tiza o arena, puede tener el trastorno de pica. Esto es especialmente cierto si el niño continúa haciéndolo durante más de un mes. Algunas de estas sustancias pueden ser tóxicas como el plomo en la pintura o bolas de pelo que pueden causar obstrucción intestinal. Las deficiencias nutricionales como la deficiencia de hierro, el gusto adquirido o los factores estresantes mentales como el abandono de los padres, los problemas familiares y la pobreza pueden desencadenar este trastorno en los niños.
Trastorno de apego reactivo: una afección rara pero que puede tener implicaciones serias, el trastorno reactivo de apego se produce cuando un niño no se apega a los cuidadores o a los padres debido a abuso o negligencia. Los niños huérfanos también pueden sufrir este problema. La falta de amor y nutrición necesarios puede llevar a que te retires de los demás. El niño a menudo no responde a las personas, no tiene interés en jugar con juguetes u otras personas y le gusta estar solo. En niños mayores, se pueden observar síntomas como el comportamiento agresivo, la incomodidad y la incomodidad obvias.

El trastorno de Rett: un trastorno del neurodesarrollo que afecta solo a las niñas, el trastorno de Rett se caracteriza por un crecimiento normal en los primeros seis meses de vida del bebé, seguido de una desaceleración en el desarrollo. Crecimiento lento de la cabeza, problemas para caminar, retorcerse las manos, convulsiones y pérdida del tono muscular son algunos síntomas físicos comunes. El retraso en el desarrollo puede ir acompañado de un deterioro del lenguaje y las habilidades sociales.

Trastorno de la rumia: Este es un trastorno alimentario en los niños que se caracteriza por la regurgitación constante y la re-masticación de alimentos que no se digieren. Esto se observa con mayor frecuencia en bebés mayores de tres meses y rara vez en niños pequeños o adolescentes. Este trastorno a menudo se acompaña de síntomas como mal aliento, indigestión del estómago, labios agrietados y pérdida de peso en los bebés.

Mutismo selectivo: se trata de un trastorno psicológico infantil en el que un niño que habla puede limitarse a hablar en entornos sociales o en la escuela con personas desconocidas. Esta forma de fobia social extrema es especialmente común en niños menores de cinco años.

Trastorno de ansiedad por separación: la ansiedad por separación en los niños se describe como un temor o ansiedad por la separación de los padres y el hogar. El niño puede sufrir angustia y preocupación excesivas ante la perspectiva de estar separado del cuidador principal y del entorno familiar. Pueden negarse a ir a la escuela, ser reacios a dormir y tener pesadillas repetidas sobre su separación. En algunos casos, el niño puede quejarse de enfermedades imaginarias como dolores de cabeza y fiebre.

Trastorno estereotípico del movimiento: Este es un trastorno mental en los niños que se caracteriza por un comportamiento repetitivo, como agitarse con la mano, morderse, morderse las uñas o mecerse el cuerpo. El comportamiento a menudo tiene un impacto negativo en la vida cotidiana del niño e incluso puede causar daños corporales.

Trastorno de tic: los movimientos o sonidos rápidos, a menudo indoloros, rápidos se conocen como tics. Hay dos tipos de tics, motores y tics vocales. Los tics motores pueden ser tics simples como parpadeos o sacudidas de cabeza o tics complejos como morder, golpear y hacer gestos obscenos. De manera similar, los tics vocales pueden variar desde sonidos sin sentido hasta complejos tics vocales como la coprolalia en donde se hacen gestos y sonidos obscenos. Cuando hay tics motores y vocales, se conoce como trastorno de Tourette, que es una forma más compleja de tic nervioso.

Trastornos cognitivos

Los trastornos cognitivos afectan el aprendizaje, la memoria, la resolución de problemas y la percepción. Contrariamente a la suposición popular, los trastornos cognitivos no solo los sufren los ancianos. Las personas de todas las edades pueden tener trastornos cognitivos como delirio y demencia. Puede ser el resultado de abuso de sustancias, alguna afección médica o una combinación de ambos.

Delirio: el delirio es un trastorno mental que se caracteriza por una dificultad para comprender la situación y una alteración de la conciencia del individuo. La persona puede presentar síntomas como falta de propósito, comportamiento aleatorio y acciones. Puede haber un cambio en el ciclo de sueño y vigilia. Además, el proceso de pensamiento está desorganizado y el habla, la memoria y la concentración de la persona pueden verse afectadas.

Demencia: la demencia se describe como un trastorno que se caracteriza por la pérdida de la memoria de una persona debido a ciertos factores, incluidos los traumatismos cerebrales o los accidentes cerebrovasculares. Enfermedades como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer también pueden conducir a este trastorno mental. En tal caso, se conoce como Demencia de tipo Alzheimer o Demencia debida al VIH.

Trastornos disociativos

Cuando hay una interrupción o un colapso total de la memoria, la percepción y la conciencia de una persona, entonces se conoce como trastorno disociativo. Los pensamientos, sentimientos y sensaciones de una persona se desconectan el uno del otro. A menudo causado por un trauma psicológico, especialmente durante la infancia y la adolescencia, el trastorno disociativo puede variar desde la amnesia hasta un trastorno de personalidad múltiple.

Trastorno de despersonalización: ¿Existe la sensación de estar separado de uno mismo y observar acciones propias desde lejos? Entonces puede ser un signo de desorden de despersonalización. Estos períodos de desapego pueden ser recurrentes y persistentes, lo que resulta en disfunción y angustia en un individuo. A veces, el estrés emocional, la falta de sueño y el consumo de alcohol pueden desencadenar un episodio aleatorio de este desprendimiento en individuos sanos. Sin embargo, si hay episodios persistentes y recurrentes del mismo, entonces puede ser un signo del trastorno.

Amnesia disociativa: la pérdida de memoria durante un período de tiempo significativo o la incapacidad de recordar información personal vital se conoce como amnesia disociativa. Esto puede ser causado por un episodio de una sola situación extremadamente estresante, como un accidente.

Fugue disociativa: causada por un único evento estresante, la fuga disociativa es un tipo de trastorno disociativo en el que una persona construye una identidad completamente nueva para reemplazar la confusión con respecto a la identidad real. Incapaz de recordar el pasado, la persona se conecta totalmente con la nueva identidad al tiempo que renuncia por completo a los recuerdos de la identidad anterior.

Trastorno de identidad disociativo (Trastorno de personalidad múltiple): también conocido como trastorno de personalidad múltiple, el trastorno de identidad disociativo se caracteriza por dos o más identidades o personalidades diferentes de una persona y la incapacidad de recordar los recuerdos de cada estado de personalidad. Las diferentes personalidades pueden tomar el control de los pensamientos y acciones en diferentes momentos. Despersonalización severa y desprendimiento del entorno se puede atestiguar.

Trastorno disociativo no especificado (NOS): además de estos tipos de comportamiento disociativo, una persona puede sufrir cambios de humor, fobias, abuso de sustancias, tendencias suicidas y diversos problemas de salud que de alguna manera están asociados con el trastorno disociativo.

Trastornos de la alimentación

Definido como una ingesta excesiva o extremadamente restrictiva de alimentos, los trastornos alimenticios pueden dañar gravemente la salud de una persona. La preocupación por la comida y la salud es tanto que una persona tiene poco tiempo para pensar en otra cosa.

Anorexia nerviosa: caracterizada por un miedo irracional a engordar y una dieta severamente restringida, la anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio común entre muchos hombres y mujeres jóvenes. Estas restricciones alimentarias provocan una pérdida de peso grave y otros cambios metabólicos y hormonales. La persona a menudo tiene una imagen negativa de sí mismo, hace demasiado ejercicio y siempre está preocupada con la comida. El estreñimiento, las irregularidades menstruales, el dolor en el abdomen, la presión arterial baja y la deshidratación son algunos de los signos comunes de este trastorno. Los casos extremos de anorexia pueden provocar insuficiencia multiorgánica y daño cerebral.

Bulimia nerviosa: los episodios frecuentes de ingerir grandes cantidades de alimentos seguidos de sentimientos de culpa y comportamiento compensatorio como vómitos forzados y ejercicio excesivo se conocen como bulimia nerviosa. Los síntomas comunes de este trastorno incluyen inflamación de las glándulas, inflamación de la garganta, reflujo ácido, deshidratación severa y un desequilibrio electrolítico.
Atracones: El trastorno de atracones es cuando una persona pierde el control de su alimentación. La obesidad junto con enfermedades relacionadas como los problemas cardiovasculares son algunos de los efectos comunes de los atracones. Después de consumir el exceso de comida, siguen los sentimientos de culpa y depresión. Esto puede ir acompañado de comer aún más.

Trastorno de control de impulsos

El trastorno de control de impulsos es un tipo de trastorno psicológico en el que una persona no puede resistir el impulso o la tentación de participar en una acción que podría dañarlo a él o a otros. De acuerdo con el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) hay una serie de tipos de comportamiento de control de impulso, entre los cuales destacan

Trastorno explosivo intermitente: el trastorno explosivo intermitente o IED incluye manifestaciones extremas de ira en un individuo debido a provocaciones reales o percibidas. Esto puede llevar a actos agresivos como destruir propiedad o agredir a alguien.

Kleptomania: La necesidad impulsiva de robar algo sin considerar el valor monetario o el uso del artículo. El robo se realiza para la satisfacción y el cumplimiento de cometer el robo.

Apuestas patológicas: el impulso de apostar continuamente a pesar de conocer los efectos nocivos de las mismas se conoce como juego patológico o juego problemático. Este impulso incontrolable de apostar puede tener efectos negativos significativos en la vida de una persona, incluidos los problemas financieros, la vida familiar interrumpida y otros efectos similares.

Piromanía: la piromanía es un trastorno del control de los impulsos en el que una persona siente la necesidad incontrolable de prender fuego. Esto a menudo se hace sin ningún motivo y solo para la satisfacción de prender fuego.

Tricotilomanía: identificada como una necesidad abrumadora de arrancarse el pelo, la tricotilomanía puede provocar una notable pérdida de cabello, especialmente alrededor de las cejas, la cabeza, las pestañas y las manos.

Otros tipos de trastornos del control de los impulsos que no están especificados son la adicción a Internet, la dermatofilomanía (picadura de la piel), la oncogofagia (morderse las uñas) y las compras compulsivas.

Trastornos del estado de ánimo

Los trastornos del estado de ánimo son algunos de los tipos más comunes de trastornos mentales que afectan a las personas en todo el mundo. Estos trastornos significan un cambio importante en el estado de ánimo de una persona. Entre ellos, la depresión y el trastorno bipolar son dos enfermedades mentales emocionalmente incapacitantes que pueden afectar gravemente la vida de una persona, mientras que el trastorno distímico y el trastorno ciclotímico son algunas formas moderadas de trastornos del estado de ánimo.

Depresión mayor: también conocida como depresión clínica o depresión unipolar, la depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo en el que una persona sufre de una autoestima extremadamente baja y falta de interés. Puede afectar la vida cotidiana de una persona. Los sentimientos de desesperanza, falta de autoestima, cantidad inapropiada de culpabilidad y pensamientos obsesivos son algunos de los síntomas de este trastorno. En casos severos, la persona puede sufrir de insomnio, pérdida de memoria, delirios y pensamientos de suicidio.

Trastorno bipolar: El trastorno bipolar a menudo se conoce como depresión maníaca o enfermedad maníaco depresiva. Una persona con trastorno bipolar puede sufrir cambios de humor frecuentes. Un estado frenético de manía en el que una persona parece enérgica y excitada a menudo es seguido por un estado de depresión. Cuando la persona tiene un episodio maníaco, él o ella puede sentirse extremadamente feliz o estar de un humor irritable y nervioso. Pueden hablar rápido, distraerse fácilmente y saltar de una idea a otra. Esto se contrasta con el episodio depresivo cuando hay períodos largos de «sensación de malestar» junto con fatiga, incapacidad para concentrarse y cambiar de hábitos. La persona puede tener pensamientos constantes de suicidio.

Trastorno distímico: la distimia es una depresión persistente del estado de ánimo que no es lo suficientemente grave como para clasificarse en depresión mayor. En esta condición, una persona es perseguida por un sentimiento depresivo durante más de dos años y con frecuencia tiene síntomas como falta de apetito, baja autoestima, dificultad para concentrarse e insomnio.

Trastorno ciclotímico: una forma más leve del trastorno bipolar grave, el trastorno ciclotímico también produce formas leves de fases de manía y depresión. Algunos de los síntomas comunes del trastorno ciclotímico son períodos alternos de euforia y depresión durante un período de dos años con menos de dos meses sin síntomas. Los períodos de depresión generalmente tienden a extenderse más que la fase de manía.

Trastorno afectivo estacional (SAD): conocido como invierno blues o verano blues, el trastorno afectivo estacional es un tipo de trastorno del estado de ánimo en el que las personas experimentan cambios en el estado de ánimo con los cambios climáticos.

Trastornos cerebrales orgánicos

Este tipo de trastornos son el resultado directo de cambios físicos que afectan el cerebro. En otras palabras, hay varias enfermedades y trastornos que pueden afectar o dañar el cerebro, lo que lleva a una función mental deteriorada. El término se utiliza para denotar trastornos físicos que pueden conducir a enfermedades mentales y no psiquiátricas. Sin embargo, la demarcación entre los dos es casi imposible en muchos casos. Entonces, este término no es ampliamente utilizado hoy en día. Las siguientes son algunas de las enfermedades mentales que se encuentran bajo el término trastorno orgánico cerebral / enfermedad cerebral orgánica / síndrome cerebral orgánico.

Enfermedad de Huntington: una enfermedad hereditaria que afecta el cerebro, la enfermedad de Huntington provoca la descomposición progresiva de las células nerviosas en el cerebro, lo que lleva a problemas funcionales, cognitivos y psiquiátricos.

Esclerosis múltiple: una enfermedad degenerativa, la esclerosis múltiple afecta el revestimiento de la vaina de mielina de las células nerviosas, lo que ralentiza o detiene los impulsos nerviosos. Este trastorno afecta el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), causando una amplia gama de síntomas físicos y mentales.

La enfermedad de Alzheimer: una de las causas más comunes de demencia (pérdida de la función cerebral causada por ciertas enfermedades), la enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la degeneración y la muerte de las células del cerebro, lo que afecta la función mental.

Enfermedad de Parkinson: este es un trastorno degenerativo del sistema nervioso central. La afección afecta la capacidad de las células nerviosas para enviar mensajes y causar temblores que incluso pueden llevar a la parálisis.

Existen varias enfermedades cardiovasculares que pueden afectar el funcionamiento del cerebro y provocar ciertas enfermedades mentales. Estos incluyen apoplejía, arritmias cardíacas, infecciones del corazón, etc.

A veces, los trastornos mentales pueden ser inducidos por un trauma. Por ejemplo, una lesión en la cabeza puede afectar el cerebro y causar daño al órgano, causando trastornos mentales. Otras afecciones médicas que pueden afectar el funcionamiento cerebral incluyen cáncer, problemas de tiroides, enfermedades hepáticas y renales, infecciones (como septicemia), ciertas deficiencias vitamínicas (como B12), intoxicación relacionada con drogas y alcohol, síntomas de abstinencia de drogas y alcohol, etc.

Desorden de personalidad

Los trastornos de la personalidad afectan a las personas que se apartan del conjunto de rasgos conductuales y mentales distintivos que define nuestra sociedad. Esto puede causar relaciones serias y problemas relacionados con el trabajo. Hay alrededor de diez trastornos de la personalidad que se dividen en tres grupos según lo enumerado por el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Éstas incluyen:

Grupo A (impar)

Trastorno paranoico de la personalidad: la desconfianza general hacia los demás junto con el pensamiento sospechoso, la paranoia y la búsqueda constante de amenazas de peligro son todos signos de un trastorno de personalidad paranoide.

Trastorno esquizoide de la personalidad: una persona con trastorno de personalidad esquizofrénico evita y suele ser indiferente a los demás. Él o ella puede mostrar una completa falta de interés en las relaciones sociales o no puede expresarse emocionalmente.

Trastorno esquizotípico de la personalidad: algunos de los síntomas comunes del trastorno esquizotípico de la personalidad incluyen el comportamiento excéntrico en términos de estilos de vestirse, creencias extrañas sobre la magia y sobrenatural, aislamiento social, pensamiento paranoico y pensamiento sospechoso. La persona con este trastorno tendrá ansiedad social excesiva y carecerá de amigos cercanos y confidentes.

Grupo B (dramático)

Trastorno de personalidad antisocial: una persona con este trastorno tiende a violar y explotar el derecho de los demás. Junto con la falta de respeto o empatía por los demás, la persona también puede mostrar una cierta cantidad de actividad criminal regular.

Trastorno de personalidad límite: relaciones interpersonales inestables, cambios extremos de humor, acciones impredecibles, a menudo autodestructivas y cambios en la autoimagen son algunas de las características de un trastorno límite de la personalidad.

Trastorno narcisista de la personalidad: un sentido de auto importancia ampliada y necesidades de atención constante son signos del desorden narcisista de la personalidad. Pueden ser extremadamente sensibles al fracaso y a menudo se debaten entre la inseguridad y la admiración por sí mismos.

Trastorno histriónico de la personalidad: las personas afectadas por el trastorno de personalidad histriónico demuestran una expresión exagerada, a menudo teatral, de las emociones, son fácilmente influenciadas por las circunstancias, se preocupan abiertamente por la apariencia física y tienen una necesidad continua de excitación. Algunos de los signos marcados incluyen buscar apreciación, manipulación para satisfacer sus propias necesidades y sensación de que se magullan fácilmente.

Grupo C (Ansioso)

Trastorno de personalidad evitativo: el trastorno de personalidad evitativo se manifiesta en personas que permanecen tímidas y retraídas toda su vida. Pueden ser sensibles al rechazo y sus pensamientos siempre están nublados con sus propios defectos.

Trastorno de personalidad dependiente: las personas con trastorno de personalidad dependiente dependen en gran medida de los demás para satisfacer sus necesidades, ya sean físicas o emocionales. Se asustan de las responsabilidades personales, son fácilmente lastimados por la crítica y siempre se sienten extremadamente indefensos y solos en cualquier relación. Su capacidad para tomar decisiones se ve afectada y tienen problemas para expresarse en caso de desacuerdo.

Trastorno de personalidad obsesivo compulsivo: ¿hay una persona obsesionada con las reglas, la limpieza y el orden? Estos pueden ser síntomas del trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad. La persona carecería de flexibilidad y estaría continuamente obsesionada con los detalles y las reglas. Él o ella pueden ser incapaces de mostrar afecto o generosidad hacia los demás. Para ser clasificado como un trastorno, la obsesión debe tener un impacto negativo en la vida de la persona y las relaciones con los demás.

Trastornos sexuales

Dispareunia: la dispareunia, también conocida como coito doloroso, puede ser causada por una serie de factores físicos y fisiológicos. Ansiedad, estrés, problemas de relación y miedo a la intimidad son algunos de los factores psicológicos que pueden provocar dolor durante las relaciones sexuales.

Exhibicionismo: el acto de exponer las partes privadas de uno para una gratificación instantánea se conoce como exhibicionismo.

Trastornos orgásmicos femeninos y masculinos: cuando el orgasmo no ocurre o se retrasa debido a una serie de factores psicológicos como la ansiedad y el estrés, se clasifica en el trastorno orgásmico.

Trastorno de la excitación sexual femenina: también conocida como frigidez, el trastorno de la excitación sexual femenina puede manifestarse por falta de excitación o placer en la actividad sexual. Es posible que la mujer desee evitar el contacto sexual con la pareja. Factores psicológicos como la ira, la depresión, la falta de confianza o un conflicto extremo en la relación pueden conducir a este trastorno sexual en las mujeres.

Fetichismo: un tipo de trastorno sexual que se caracteriza por una persona que muestra un comportamiento sexual y fantasías hacia un objeto inanimado.

Frotteurism: frotteurism es un desorden sexual en el cual una persona tiene fantasías y impulsos sexuales al frotar o tocar a una persona que no consiente.

Trastorno de identidad de género: una persona con un trastorno de identidad de género puede identificarse con el otro sexo más que con el suyo propio. Él o ella puede sentir que hubiera sido mejor si hubieran nacido como el sexo opuesto.

Trastorno de deseo sexual hipoactivo: trastorno de deseo sexual hipoactivo también conocido como HSDD es una ausencia crónica de deseos y fantasías sexuales. Para que se lo considere un trastorno psicológico, esta afección debe tener un impacto negativo en las relaciones interpersonales de la persona o causar una gran angustia.

Disfunción eréctil masculina (DE): también conocida como impotencia, la disfunción eréctil es la incapacidad de mantener una erección. Junto con causas físicas como problemas hormonales o problemas circulatorios, la disfunción eréctil también puede ser causada por factores psicológicos como depresión, ansiedad y problemas en las relaciones.

Pedofilia: la pedofilia es una forma de trastorno mental en el que hombres o mujeres, de dieciséis años o mayores, tienen una orientación sexual hacia niños menores de trece años, también conocidos como prepúberes. Según los criterios diagnósticos del DSM IV, la persona debe ser cinco años mayor que el niño y debe participar en fantasías, comportamientos o impulsos sexuales con un niño menor de 13 años.

Eyaculación precoz: esta es una condición en la cual un hombre eyacula antes de lo que su pareja lo querría durante una relación sexual. Con mayor frecuencia es causada por factores psicológicos como ansiedad, culpa y estimulación excesiva.

Adicción sexual: la adicción sexual también conocida como adicción sexual se describe como una obsesión por el sexo. Esto a menudo interfiere en la vida de la persona, a veces incluso pone a una persona en peligro físico y mental.

Masoquismo sexual: el masoquismo sexual es un tipo de desorden sexual en el que una persona obtiene placer sexual y gratificación al infligir dolor y humillar a la otra persona. La persona puede participar en fantasías o actos que implican dolor físico como ser golpeado o atado o simplemente limitarse a la humillación verbal y los insultos.

Voyeurismo: un trastorno sexual en el que una persona obtiene placer sexual y gratificación observando a la gente desnuda, desvistiéndose o participando en actos sexuales.

Trastornos del sueño

Hipersomnia: caracterizada por somnolencia excesiva durante el día, la hipersomnia afecta a una persona durante un período prolongado de tiempo, generalmente más de tres meses. La persona está letárgica e incapaz de llevar una vida normal. La hipersomnia se clasifica como hipersomnia primaria y recurrente. Mientras que las personas con hipersomnia primaria sufren de somnolencia recurrente durante un período prolongado, las personas con hipersomnia recurrente tendrán de dos a tres días de somnolencia excesiva durante un período de dos a tres años.

Insomnio: cuando una persona no puede conciliar el sueño o permanecer dormida, se dice que padece insomnio. La persona afectada con insomnio tendrá problemas para conciliar el sueño, se despertará muchas veces, se despertará demasiado temprano y se sentirá extremadamente cansada incluso después de despertarse. El estrés significativo, la depresión y la ansiedad, los problemas de concentración y memoria junto con ciertos trastornos mentales como el trastorno bipolar o el trastorno obsesivo compulsivo son algunas de las causas psicológicas del insomnio.

Trastorno de pesadilla: el trastorno de pesadilla es un tipo de trastorno del sueño en el cual una persona es atacada por pesadillas frecuentes mientras duerme. Las personas con este trastorno tienen sueños detallados de pesadilla que pueden implicar una amenaza a su seguridad o autoestima. Puede causar angustia significativa en la vida de una persona y perjudicar el funcionamiento de una persona en entornos sociales u ocupacionales. Esto a menudo se desencadena por eventos de estrés psicológico extremo como accidentes o la muerte de un ser querido.

Trastorno del terror del sueño: también conocido como terrores nocturnos, el trastorno del terror del sueño se caracteriza por una persona que se despierta del sueño con miedo o temor extremo. Este trastorno afecta principalmente a niños y, en casos raros, incluso a adultos. El niño puede despertarse con miedo extremo y ser inconsolable. Pueden golpearse las extremidades o mostrar síntomas como sudoración excesiva, ritmo cardíaco acelerado y sonambulismo.

Trastorno del Sonambulismo: si una persona se levanta repetidamente de la cama y camina o realiza otras actividades mientras aún duerme, entonces él o ella puede padecer del trastorno del sonambulismo. Al despertar, la persona puede o no recordar la actividad que él o ella han realizado mientras sonambuló. La privación del sueño, el estrés crónico junto con trastornos psiquiátricos como los ataques de pánico o los trastornos de personalidad múltiple pueden provocar un trastorno del sonambulismo.

Oneirophrenia: debido a la deficiencia prolongada del sueño, o ciertas drogas psicoactivas, una persona puede sufrir de onirofrenia. Este es un estado mental que se caracteriza por ilusiones, alucinaciones y otros problemas de salud mental.

Parasomnias: Parasomnias es un término general que representa una serie de movimientos, comportamientos o percepciones no naturales, mientras se duerme, entre las diferentes etapas del sueño y al despertar. Algunos de los tipos comunes de parasomnias incluyen:
Somnambulismo
Pesadillas
Terrores nocturnos
Golpes en la cabeza (trastorno del movimiento rítmico)
Hablar en sueños
Calambres nocturnos en las piernas
Parálisis del sueño
Bruxismo (Rechinar de dientes)
Enuresis del sueño (orinarse en la cama)
Ritmos cardíacos irregulares
Erecciones relacionadas con el sueño

Otros trastornos mentales

Trastornos de adaptación: cuando un estresor importante o un evento cambia la vida de una persona y él o ella no puede hacer frente a estos cambios, se produce un trastorno de adaptación. Los trastornos de adaptación son extremadamente comunes y pueden afectar a cualquier persona, ya sean niños o adultos. Desesperanza, tristeza extrema, ansiedad, problemas para dormir, sentirse preocupado y abrumado son algunos de los síntomas de este trastorno. La persona puede exhibir tendencias suicidas o participar en un comportamiento destructivo.

Trastorno de Conversión: Una enfermedad mental en la que una persona sufre de síntomas neurológicos como ceguera, parálisis, entumecimiento e incapacidad para hablar. Estas condiciones a menudo no están conectadas a ninguna condición médica.

Trastornos facticios: un grupo de enfermedades mentales en las que una persona a sabiendas finge una enfermedad y sus síntomas. Las personas con un trastorno artificial pueden mentir sobre los síntomas, alterar las pruebas de diagnóstico e incluso lastimarse para provocar los síntomas. El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Cuarta Edición (DSM-IV) reconoce cuatro tipos de trastornos Factitious
Trastorno facticio con síntomas mayormente psicológicos
Trastorno facticio con síntomas en su mayoría físicos
Trastorno facticio con síntomas psicológicos y físicos
Trastorno facticio no especificado

A diferencia del trastorno de somatización en el que la persona experimenta los síntomas, los trastornos facticios se caracterizan por que la persona simula intencionalmente los síntomas de la enfermedad sin realmente experimentarla. La historia de negligencia, abuso como niño o enfermedades a largo plazo de familiares cercanos pueden causar este trastorno.

Delirio de Fregoli: las personas con delirio Fregoli creen que una sola persona cambia su disfraz y aparece como personas diferentes para atormentarlos. Las alucinaciones, la dificultad para retener la memoria visual, los delirios, la falta de autoconciencia y el control son algunos de los síntomas comunes de este trastorno.

Trastorno de somatización: este trastorno también se conoce como histeria o síndrome de Briquet. Se caracteriza por personas que constantemente se quejan de dolor causado por ciertas condiciones, aunque no hay evidencia médica o causa física para el mismo. En este caso, la persona experimenta los síntomas de la afección e incluso siente el dolor causado por ella. Este trastorno a menudo se observa en personas con dolor crónico o síndrome del intestino irritable.

Trastorno psicótico compartido: cuando una persona por lo demás sana comienza a creer en los pensamientos delirantes de una persona psicótica con la que mantiene una relación cercana, se lo conoce como trastorno psicótico compartido o folie á deux. Esta es una condición extremadamente rara que ocurre solo en relaciones a muy largo plazo.

Abuso de sustancias: el uso nocivo de ciertas sustancias psicoactivas como las drogas, el tabaco y el alcohol, lo que conduce a una dependencia de estas sustancias se conoce como abuso de sustancias. La persona a menudo entiende la naturaleza dañina de la sustancia y continúa usándola.

Aunque no es exhaustivo, esta lista de enfermedades mentales ha intentado encapsular los trastornos mentales que comúnmente identifican los psiquiatras y los profesionales de la salud de todo el mundo. Algunos de estos trastornos mentales y sus síntomas pueden abarcar más de una categoría. Lo que es importante es vigilar las señales de advertencia de estas condiciones de salud mental. La evaluación de la condición y el tratamiento inmediato, ya sea en forma de terapia o medicamentos, puede ayudar a prevenir lo que podría convertirse en un trastorno psiquiátrico grave y debilitante.


Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.