Quien fue Benito Pérez Galdós

0
Advertisement

Quien fue Benito Pérez Galdós

Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843. Era el décimo hijo de un coronel, quien a menudo le contaba historias sobre la Guerra de la Independencia Española y le inculcó el amor por la narrativa histórica. En 1852, Galdós fue aceptado en la Escuela de San Agustín, que aplicaba técnicas pedagógicas bastante modernas para la época. En 1862 se graduó en Artes del Instituto Laguna en Tenerife, y comenzó a colaborar en los periódicos locales con poemas satíricos, ensayos y algunas historias. También había desarrollado un interés por el dibujo y la pintura.

Galdós llegó a Madrid cuando tenía 19 años, en septiembre de 1862, y se matriculó en la Universidad. Sus profesores le animaron a escribir e incitaron su curiosidad natural. Estaba muy interesado en el krausismo, que marcaría fuertemente sus obras más adelante. Galdós frecuentaba teatros y creó, junto con otros escritores de obras canarias, el «Tertulia Canaria» (reunión canaria) en Madrid. También fue al Ateneo para leer las obras de los grandes autores ingleses y franceses, y allí conoció y se hizo amigo de Leopoldo Alas «Clarín».

En 1864 comienza a escribir como editor encomiable en varios periódicos. Llevó una vida fácil, viviendo primero con dos de sus hermanas y luego con su sobrino José Hurtado de Mendoza. Galdós era muy tímido, odiaba hablar en público y le gustaba pasar desapercibido. Tenía una memoria prodigiosa y asombrosas habilidades de retención, y fue capaz de recordar pasajes enteros de Quijote y recordar pequeños detalles sobre un paisaje que solo había visto una vez antes. Estas cualidades fueron claves en el desarrollo de su literatura.

Advertisement

En 1867 viaja a París para hacer una crónica en la Exposición Universal, y regresó a Madrid después de leer a Balzac y Dickens. Todas estas actividades le dificultaron asistir a sus clases de derecho y finalmente se retiró en 1868. Regresaba a Canarias desde su segundo viaje a París cuando comenzó la Revolución Gloriosa, y en lugar de regresar a su hogar, fue a Madrid y llegó. Justo a tiempo para ver la entrada del general Serrano. Durante 1869 escribe crónicas periodísticas sobre el desarrollo de la nueva Constitución española.

Su primera novela, «La Fontana de Oro», se publicó en 1870, y en 1873 comienza a publicar «Episodios Nacionales», para tratar de comprender la memoria histórica de los españoles y que es un reflejo de la vida española durante el siglo XIX. siglo. «Episodios Nacionales» está compuesto por 4 volúmenes que comienzan con la Batalla de Trafalgar y terminan con la Restauración Borbónica. Es una de las obras más importantes de toda la literatura española, y tuvo una gran influencia en las novelas históricas publicadas después. El punto de vista varía, empezando por un joven que se encuentra involucrado en algunos eventos importantes de su tiempo mientras lucha por su amor. Los 4 volúmenes, que abarcan casi 40 años, muestran la evolución ideológica de Galdós desde el positivismo del primer volumen hasta el escepticismo del quinto.

En 1876 publicó «Doña Perfecta», una novela sobre la intolerancia ideológica. Galdós todavía frecuentaba las reuniones literarias en varios cafés de Madrid y, como nunca fue fanático de las ideologías, se hizo amigo de personas que pensaban de manera muy diferente a él. Viajó por toda Europa, pero le gustaba pasar el tiempo en San Sebastián y Toledo. A través de amigos, consiguió un puesto como miembro del Parlamento en Puerto Rico, pero como él apenas habló, dedicó su tiempo en el Congreso para observar a las personas.

En 1891 fue a ver «Realidad», de María Guerrero, que lo empujó a lanzar sus propias obras. Su éxito más rotundo fue «La de San Quintín», que se mantuvo en el escenario durante 50 noches. Durante sus últimos años, escribió principalmente obras de teatro, algunas de las cuales fueron adaptaciones teatrales de sus propias novelas. En 1889 se convirtió en miembro de la Real Academia Española, y en 1907 fue elegido representante de las Cortes españolas y en 1909 se convirtió en presidente de la coalición republicano-socialista con Pablo Iglesias, pero no se imaginó a sí mismo ni a los políticos ni a la izquierda pronto. En 1919 se erigió una escultura de él en Madrid para reconocer su éxito en la vida. Murió en 1920 en Madrid, y más de 20.000 personas acudieron a su funeral.

Advertisement

Galdós tenía una sensibilidad especial para el lenguaje folklórico, y él lo sabía, así que usó el diálogo con generosidad. Pío Baroja dijo que «sabía cómo hacer hablar a la gente». Su estilo es natural, rechaza la retórica y cualquier cosa que pueda distraer la trama. Es transparente y académico, con una corriente subyacente de humor e ironía. Galdós fue uno de los aspirantes al Premio Nobel de 1912, pero tenía muchos enemigos políticos que disuadieron a la Academia Sueca de darle el premio.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.