Categorías: Psicología

¿Qué es un hábito? ¿Cómo se define? ¿Cuáles son sus características? ¿Cómo aparece?

Advertisement

¿Qué es el hábito? Información sobre formación de hábitos, obtención de hábitos, métodos para romper hábitos.

Hábito; El término hábito se utiliza en psicología para referirse a un producto del aprendizaje. En este sentido suele oponerse a términos como reflejo e instinto que se refieren a tendencias conductuales no aprendidas. En realidad, la distinción es más difícil de hacer claramente de lo que implica esta oposición. Es difícil saber si muchos tipos de comportamiento son instintivos o “extremadamente habituales”.

El término hábito se utiliza popularmente para referirse a un comportamiento que se repite con frecuencia y puede parecer involuntario. Tal comportamiento regular puede ser inofensivo y aparentemente no intencional, como cuando un hombre se rasca la oreja “habitualmente”. Los hábitos pueden fortalecerse conscientemente, como cuando un niño practica los patrones involucrados en tocar una guitarra. Por otro lado, el hábito puede referirse a patrones de comportamiento no deseados, «el hábito de las drogas», por ejemplo. El uso excesivo de drogas se analiza en Adicción y abuso de drogas. El presente artículo se ocupa principalmente del hábito en el sentido amplio de producto del aprendizaje.

Es importante reconocer que el hábito es un concepto y no una cosa. Como el concepto de magnetismo en física, se conoce a través de sus manifestaciones, no directamente. También es importante entender que aunque el aprendizaje de hábitos sin duda tiene alguna base fisiológica, la naturaleza de esta base es en gran parte un misterio.

Se debe hacer una distinción adicional entre el hábito y el desempeño. Un hábito dado puede revelarse a través de una amplia variedad de actuaciones. Por ejemplo, el hombre que habitualmente toma una determinada ruta para caminar a casa desde el trabajo puede caminar lenta o rápidamente o correr. Obviamente, los detalles de la actuación que expresa un hábito dependen de variables como la motivación que no forman parte del hábito en sí.

Advertisement

William James una vez se refirió al hábito como “el gran volante de la sociedad”, expresando en esta metáfora la idea de que las formas habituales de comportarse brindan confiabilidad y estabilidad en el mundo social. Como era de esperar, un mecanismo de tal importancia se revela en muchos aspectos del comportamiento. Los hábitos verbales y motores son familiares para todos. También sabemos que nuestras vidas motivacionales y emocionales también son en gran medida productos del hábito. Lo que nos atrae y lo que tememos, a quién amamos y a quién odiamos, nuestro gusto por la comida y el vestido, nuestros prejuicios y apetitos, todos estos son aprendidos y, por lo tanto, todos son habituales.

Fuente : pixabay.com

Formación de hábito.

Muchos psicólogos, quizás la mayoría, aceptan la opinión de sentido común de que la formación de hábitos es un proceso gradual. Sin embargo, existe un punto de vista alternativo según el cual, en el sentido más básico, el aprendizaje tiene lugar en una sola prueba o experiencia. Para explicar el hecho de que el aprendizaje suele ser lento, esta teoría argumenta que la mayor parte del aprendizaje implica no solo un hábito, sino una gran colección de pequeños hábitos. El carácter gradual del aprendizaje se explica entonces por el hecho de que los hábitos elementales no se adquieren al mismo ritmo y que la adquisición de todos ellos lleva un tiempo considerable.

Más allá de esto, los hábitos complejos parecen desarrollarse por etapas. Para tomar un ejemplo familiar, aprender a escribir a máquina implica primero la adquisición de lo que podría llamarse un «hábito de las letras», es decir, la habilidad de escribir letras individuales. Más tarde, estos hábitos de letras pueden combinarse para formar hábitos de palabras, y aún más tarde, los hábitos de palabras pueden entrar en la formación de hábitos de frases.

Cualquiera que sea el punto de vista que adopte un psicólogo con respecto a la velocidad del proceso, está claro que se necesita al menos algo de práctica para la formación de hábitos. Una segunda condición necesaria es el «refuerzo», un término que se refiere a recompensas, castigos, evitación del castigo, conocimiento de los resultados; en general, a cualquiera de los efectos secundarios de la práctica que parecen estar implicados en la formación del hábito. Véase también Condicionamiento.

Según las condiciones de refuerzo y la cantidad de práctica involucrada en la formación de hábitos, los hábitos pueden variar en ciertas formas cuantitativas. Los hábitos fuertes se revelan en su mayor precisión, su mayor persistencia frente a la frustración, la rapidez con la que se produce la respuesta adecuada y la magnitud de la respuesta misma.

Comprender que los hábitos pueden variar en fuerza lleva al reconocimiento de otro hecho importante. En muchas situaciones, el alumno tiene más de un hábito disponible. Por ejemplo, la persona que ha aprendido a conducir un automóvil puede conducir con ambas manos, con la mano izquierda o con la derecha. Obviamente, sin embargo, no es probable que el conductor se desempeñe de la misma manera en cada una de estas formas. El hábito de las dos manos suele ser más fuerte; el hábito de la mano derecha y el hábito de la mano izquierda son más débiles y probablemente no tengan la misma fuerza. En otras palabras, y técnicamente, estos hábitos forman una “jerarquía de hábitos-familia”.

A medida que los hábitos se fortalecen con la práctica, tienen lugar los cambios cuantitativos que acabamos de describir, y también ocurren ciertos cambios cualitativos. Los hábitos mejoran en su suavidad y fluidez; al mismo tiempo, los hábitos muy practicados parecen volverse automáticos. Tales hábitos proceden sin que les prestemos atención consciente. En este sentido de automaticidad, los hábitos muy practicados se parecen mucho a los instintos. Por esta razón, la distinción entre hábito e instinto no siempre es muy clara. En el caso de actuaciones muy sobreaprendidas, es como si el individuo fabricara sus propios instintos.

Advertisement

Parece claro que el desarrollo de actividades automáticas mediadas por hábitos muy fuertes es un asunto de importancia biológica. El individuo con hábitos de este tipo es capaz de realizar actividades rutinarias y al mismo tiempo dedicar su atención a otros asuntos. Por ejemplo, uno puede recorrer la ruta familiar de la casa al trabajo y al mismo tiempo pensar en los problemas que deben resolverse durante el día.

Un punto relacionado es que, a medida que los hábitos adquieren una gran fuerza, parecen convertirse en fines en sí mismos, lo que puede no ser siempre beneficioso. Por ejemplo, el avaro que ha desarrollado demasiado el hábito del ahorro se encuentra finalmente en un estado en el que el ahorro se ha convertido en un fin en sí mismo. A pesar de que se ha vuelto rico, mantiene su hábito de acumular dinero como una meta por derecho propio.

La elicitación de los hábitos.

Una de las preguntas más importantes en psicología se refiere a la naturaleza del proceso por el cual los hábitos se manifiestan en el comportamiento. Casi todos los psicólogos asumen que tal actuación es causada. Pensar lo contrario excluiría a la psicología del ámbito de la ciencia. Claramente, sin embargo, no es una explicación decir que el desempeño ocurre porque uno tiene tal o cual hábito. Necesitamos, además, decir algo sobre las circunstancias que activan los hábitos.

Casi todos los psicólogos están de acuerdo en que estas circunstancias son estímulos. Los hábitos que son llamados a la acción por objetos ambientales claramente identificables no ocasionan ningún problema particular. Sin embargo, uno de los problemas sin resolver más difíciles de la psicología se centra en los casos en los que la conducta se produce en ausencia de estímulos claramente identificables. La referencia aquí es a actos a los que nos referimos como “voluntarios”. ¿Cuáles son los estímulos responsables de la decisión de una persona de pronunciar una determinada oración, de usar un modo de expresión en lugar de otro al escribir una carta, o de tomar el largo camino a casa después del trabajo? Obviamente, de nuevo, no es ninguna explicación decir que estas decisiones representan actos de voluntad. Tal explicación, como una en términos de hábito,

Fuente : pixabay.com

Pasando a explicaciones más aceptables, es interesante que los científicos en muchos campos en diferentes países y en diferentes momentos hayan ofrecido respuestas muy similares. Según estas explicaciones, los estímulos para un acto voluntario son las imágenes de las consecuencias de ese acto. Por lo tanto, para alcanzar un objeto, uno debe saber cómo se sentiría hacer el movimiento de alcance y cómo cambiaría la experiencia visual a medida que la mano se acerca al objeto. Para pronunciar una palabra, uno tendría que saber cómo sonaría realmente decir esa palabra. Hay razones para esperar que los estudios de la conducta verbal puedan proporcionar un medio para probar la validez de esta teoría.

Ruptura de hábitos.

La distinción entre hábito y desempeño es crucial para la discusión sobre la ruptura del hábito. Aunque las actuaciones basadas en hábitos pueden desaparecer en diversas circunstancias como resultado del olvido o de la ruptura deliberada del hábito, existe la duda de si estos procedimientos alguna vez conducen a la destrucción completa del hábito subyacente. De hecho, hay razones para argumentar que los hábitos nunca se pueden perder ni olvidar. Por ejemplo, los casos de regresión, en los que una persona bajo estrés vuelve a un modo de comportamiento anterior, revelan que los viejos hábitos permanecen incluso después de haber sido reemplazados por nuevos hábitos. Casi cualquier persona con alguna experiencia en la conducción de automóviles se ha encontrado demostrando una forma muy simple de regresión. Cuando, en una situación de manejo difícil, uno se encuentra presionando el embrague inexistente en un automóvil con transmisión automática, obviamente ha vuelto a un modo anterior de comportamiento apropiado para un automóvil diferente. Esta es una aplicación del concepto de hábito-familia-jerarquía. Los viejos y nuevos hábitos de conducción coexisten en la persona. En circunstancias normales, los nuevos hábitos son más fuertes, pero el estrés puede provocar una regresión al hábito anterior.

Ya sea que los procedimientos para romper hábitos destruyan hábitos o simplemente los supriman, es convencional reconocer cuatro métodos para romper hábitos.

Método de respuesta incompatible.

Como sugiere el término, este procedimiento consiste en encontrar una respuesta aceptable que sea antagónica a la conducta indeseable y sustituir la primera por la que se quiere eliminar. Por ejemplo, un psicólogo curó el miedo a los conejos de un niño de tres años haciéndole comer dulces en presencia de un conejo enjaulado. El método funcionó tan bien que el niño llegó a responder positivamente al conejo. Manejado hábilmente, el método de respuesta incompatible« es bastante efectivo, pero el manejo debe ser experto para evitar posibles consecuencias desafortunadas. En el ejemplo anterior, las respuestas incompatibles son miedo al conejo y comer. Un momento de reflexión revelará que uno de los resultados del procedimiento que acabamos de describir podría haber sido una transferencia de reacciones negativas a los dulces.

Método de agotamiento.

En esta técnica para romper con algunos tipos de hábitos indeseables, el individuo practica la respuesta no deseada hasta que la fatiga se instala y otras respuestas la reemplazan. Un ejemplo es un método utilizado por algunos padres para disuadir a un niño de fumar. El niño al que se sorprende fumando se ve obligado a continuar, incluso más allá de sus enérgicas objeciones. De esta manera, la respuesta de fumar se agota y se provoca una nueva, probablemente náuseas, al ver un cigarrillo o tal vez por el mero pensamiento de fumar.

Método de tolerancia.

En este método de ruptura de hábitos, el estímulo para un hábito indeseable se introduce gradualmente. Cuando finalmente se presenta con toda su fuerza, la reacción indeseable ya ha desaparecido. Para ilustrar, suponga que un niño le tiene miedo a los gatos. Para curarlo, uno podría darle al niño un gatito al que probablemente mostrará reacciones positivas. A medida que el gatito crezca, las reacciones positivas se mantendrán y el miedo a los gatos se habrá destruido. Hay razones para creer que este método es particularmente efectivo con reacciones de miedo.

Método de cambio de entorno.

Otro método para romper los hábitos consiste en aislarse de las señales de comportamiento indeseable. Sobre esta base, alguien podría proponer “escaparse unos días” con la esperanza de perder un hábito indeseable. Grandes dificultades están asociadas con este método porque la mayoría de los comportamientos indeseables están controlados por tantas señales que es imposible aislar a la persona de ellas. Por ejemplo, las señales que controlan el hábito de fumar son tan numerosas y omnipresentes que un mero cambio de escenario no suele tener éxito. Fumar está asociado con la vista y el olor del tabaco, completar una comida, sentimientos de nerviosismo, ver a otras personas fumando, ir a una fiesta, tomar un trago, jugar a las cartas y, en ocasiones, terminar un cigarrillo. Para dejar de fumar, una persona tendría que interrumpir la reacción a todas estas señales. Más allá de esto, para que el método sea efectivo, es necesario aislar a la persona permanentemente de las señales de control; pero esto rara vez es práctico. Por lo tanto, lo que quizás sea el procedimiento más popular para romper el hábito es probablemente el menos efectivo.

Advertisement

Entradas recientes

  • Biografía

Quien fue Salvador Dali, Biografía, Historia de Vida y Obras

¿Quién fue Salvador Dali y qué hizo? Información sobre la biografía, historia de vida, obra…

36 mins hace
  • Biografía

Quien fue San José, Información sobre su Biografía e Historia de Vida

¿Quién fue San José y qué hizo? Información sobre la biografía y la historia de…

38 mins hace
  • Biografía

Quién fue Lázaro Cárdenas, Biografía, Historia de Vida y Carrera Política

¿Quién fue Lázaro Cárdenas y qué hizo? Información sobre la biografía, historia de vida y…

53 mins hace
  • Biografía

Quien fue Benito Juarez, Biografía, Historia de Vida y Carrera Política

¿Quién fue Benito Juarez y qué hizo? Información sobre la biografía, historia de vida y…

56 mins hace
  • Biografía

Quien fue Lynn Margulis, Biografía, Historia de Vida y Contribuciones a la Biología

¿Quién fue Lynn Margulis y qué hizo? Biografía, historia de vida e información sobre sus…

58 mins hace
  • Biografía

Quien fue Fred Hoyle, Biografía, Historia de Vida y Contribuciones a la Astronomía

¿Quién fue Fred Hoyle y qué hizo? Biografía, historia de vida e información sobre sus…

1 hora hace