John Duns Scotus Biografía y Filosofía (Teólogo y Filósofo Escocés)

0
Advertisement

¿Quién es John Duns Scotus? Información sobre la biografía, la historia de vida, las obras y la filosofía de John Duns Scotus.

John Duns Scotus; (1265 / 1266-1308), teólogo y filósofo escocés, conocido como el Doctor Sutil. Nació en Duns, Berwickshire, Escocia. Ingresó en la orden franciscana a la edad de 15 años y fue ordenado sacerdote en 1291. Parece que Escoto estudió en París de 1293 a 1296 y regresó a Inglaterra para dar una conferencia sobre las Sentencias de Peter Lombard en Oxford. En 1302 estaba enseñando en París, pero fue desterrado en junio de 1303 por su apoyo al Papa Bonifacio VIII contra el Rey Felipe IV (el Hermoso) de Francia. En 1304 volvió a enseñar en París y se convirtió en maestro regente de teología en 1305.

Hacia fines de 1307, Escoto fue trasladado a Colonia, donde murió repentinamente el 8 de noviembre de 1308. Sus restos están enterrados en el coro de la iglesia franciscana de Colonia. Escoto es venerado como santo dentro de la orden franciscana, pero el culto no es universalmente reconocido.

John Duns Scotus

Fuente : wikipedia.org

El canon de la obra de Escoto ha sido incierto durante mucho tiempo, en parte porque sus obras, que incluyen tratados de gramática, lógica, metafísica y teología, nos han llegado principalmente en informes escritos por sus alumnos, a menudo con adiciones de la propia composición del reportero. . Estudios recientes han demostrado que ciertas obras atribuidas durante mucho tiempo a Escoto son definitivamente falsas. El Opus Oxo-niense y Reportata Parisiensia, sus comentarios a las Sentencias de Pedro Lombard, son sin duda auténticos y constituyen, junto con las Quaestiones quodlibetales y el De primo principio, la mejor fuente de la doctrina de Escoto. Otras obras auténticas son sus diversos comentarios sobre la lógica de Aristóteles, las Quaestiones en los libros Aristotelis de anima, dejado incompleto, las Collaticmes Oxonienses y Collationes Parisi-enses, y las Quaestiones subtilissimae in rrieta-physicam Aristotelis (sólo los primeros nueve libros). La autenticidad de Theoremata todavía está en discusión.

Las obras de Scotus fueron editadas por Luke Wadding (12 vols., Lyon 1639) y reimpresas por L. Vives (26 vols., París 1891-1895). Una comisión de eruditos franciscanos, encabezada por el padre Charles Balic, está preparando una edición crítica de todas las obras de Escoto, Opera omnia, studio et Cura Commissionis scotisticae ad fidem cadicum edita (Ciudad del Vaticano 1950-). En 1963 se completaron siete volúmenes de sus obras.

Advertisement

Filosofía escotista:

Escoto es el líder de la escuela franciscana de filosofía y teología, al igual que Santo Tomás de Aquino es el líder de la escuela dominica. Potente pensador que era, intentó armonizar el agustinianismo y el tomismo en una síntesis superior que superaría el contraste entre los dos sistemas y compensaría sus deficiencias. Por eso la crítica ocupa un lugar importante en sus escritos. Dicha crítica no se dirige solo contra las doctrinas tomistas, sino también contra las doctrinas agustinianas. Debido a su profundidad de pensamiento y agudeza mental, el lugar de Escoto como filósofo y teólogo es uno de los más altos.

En filosofía, sostiene que el objeto propio del intelecto humano es el ser como ser y no meramente la esencia de las cosas materiales, como enseña Tomás de Aquino. El concepto de ser es uni-vocal, lo que significa que puede predicarse de la misma manera tanto de Dios como de las criaturas, prescindiendo de sus modos de ser intrínsecos, como la finitud y el infinito. Así, la univocidad escotista deja intacta la trascendencia metafísica de Dios.

Escoto acepta la teoría de que la materia y la forma son los principios sustanciales de los cuerpos materiales. Sin embargo, se aparta de Santo Tomás de Aquino al decir que la materia prima no es pura potencialidad. La materia tiene un acto propio, el acto de ser materia, independientemente de la forma. Para asegurar la objetividad de nuestros conceptos universales, Escoto elabora la teoría de la naturaleza común (natura communis) como una «formalidad» distinta que existe singularmente en las cosas concretas y se vuelve universal en el intelecto. Mientras que la naturaleza común —por ejemplo, la humanidad— hace que una cosa pertenezca a una especie particular, el principio de individuación, o aquello que distingue a un individuo del resto dentro de la misma especie, es para Escoto una perfección positiva que él llama haecceitas, o «esto».

Según Escoto, hay dos formas en el hombre, la forma de corporeidad (forma corporeitatis) y el alma. La forma de corporeidad es la disposición final de la materia que le permite recibir el alma y permanece en el cuerpo incluso después de la partida del alma. Escoto se niega a considerar el intelecto y la voluntad como facultades realmente distintas del alma, como enseña Tomás de Aquino. Entre el alma y sus facultades, así como entre las facultades mismas, admite sólo una distinción «formal» (peculiaridad formalis a parte rei). Esta distinción se da entre entidades o formalidades que existen en una misma cosa pero que no son realmente distintas ni formalmente idénticas. Escoto sostiene que la inmortalidad del alma se conoce por la fe y que no es posible una demostración metafísica estricta de ella. La razón natural sólo puede producir «argumentos probables y persuasivos» para sustentar esta doctrina.

Advertisement

Escoto defiende la existencia de Dios desde la eficiencia, la finalidad y los grados de perfección, tomando como punto de partida la posibilidad de thifigs en lugar de su existencia real. La posibilidad de las cosas es una verdad metafísica; su existencia real es sólo un hecho de experiencia contingente. Para él, el infinito radical es el atributo que mejor distingue a Dios de las criaturas y lo constituye en su absoluta unicidad y perfección. Representa también el clímax de su prueba metafísica de la existencia de Dios. La creación es principalmente un acto de la voluntad de Dios, de modo que las cosas existen y son verdaderas y buenas porque Dios las quiere. Sin embargo, Dios quiere siempre «de la manera más racional y ordenada».

Ética y Teología:

La ética de Escoto es un intento de mostrar que la bondad y el deber son significativos solo en la medida en que están relacionados con la bondad y el deber supremo. Contra Aquino, admite la posibilidad de actos moralmente indiferentes en lo concreto. También sostiene que solo aquellos de los Diez Mandamientos que se refieren a nuestros deberes para con Dios pertenecen a la ley natural en sentido estricto. Los otros mandamientos pertenecen a la ley natural en un sentido amplio.

La teología de Escoto se centra en la noción de Dios como amor. La creación es el efecto del amor de Dios, en la medida en que comunica su bondad a las criaturas para que lo amen libremente. La gracia santificante es idéntica a la virtud infusa de la caridad y tiene su asiento en la voluntad. Los sacramentos no son la causa física de la gracia, aunque realmente producen gracia. Debido a su teoría de la superioridad de la voluntad sobre el intelecto, Escoto afirma que la felicidad celestial del hombre consistirá principalmente en el amor de Dios.

El amor divino brilla particularmente en la Encarnación del Verbo, que, según Escoto, habría tenido lugar incluso si Adán no hubiera pecado. Porque Cristo es el arquetipo, el centro y el fin del universo como hombre y como Dios, y Su encarnación no pudo haber sido determinada por el pecado original. La redención también es una obra de amor. Sin embargo, en opinión de Escoto, los méritos de Cristo son solo infinitos en un sentido más amplio.

Advertisement

Aunque varias de las doctrinas de Escoto han ganado un amplio reconocimiento incluso entre los teólogos fuera de su escuela, su nombre ha pasado a la historia por estar estrechamente asociado con la doctrina de la Inmaculada Concepción, de la que se convirtió en el campeón.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.