Diferencia entre Tumor y Pólipo

0

Diferencia entre Tumor y Pólipo

La palabra «tumor» se deriva de la palabra latina para «hinchazón», que indica hinchazón de cualquier parte del cuerpo. La hinchazón indica uno de los signos cardinales de la inflamación. Por lo tanto, tumor se refiere a una lesión quística sólida o llena de líquido, que podría o no haberse formado debido a un crecimiento anormal de células neoplásicas. Los tumores también se conocen como aquellas neoplasias que a menudo forman una masa anormal de tejido. El término «tumor» a menudo se asocia con las palabras «masa» y «nódulos». El término «tumor» a menudo se usa genéricamente sin hacer referencia al tamaño de la hinchazón o masa. Sin embargo, el término «masa» indica una lesión quística que tiene un diámetro máximo de al menos 20 mm. Por otro lado, el «nódulo» indica una lesión quística cuyo tamaño es más de 20 mm.

Los tumores se pueden clasificar ampliamente en tres tipos:

Tumores benignos: están circunscritos y localizados y no forman cáncer;
Tumores premalignos: estos tumores están localizados y normalmente no invaden los tejidos vecinos, pero pueden volverse malignos al exponerse a señales adecuadas;
Tumor maligno: estos tumores invaden tejidos extraños y los destruyen mediante un proceso llamado metástasis y son cancerosos.

La formación de tumores se basa en la teoría de los mecanismos continuos. Se ha establecido que el crecimiento de un tumor siempre se produce en sus bordes externos, y la rigidez de los tejidos vecinos impide el crecimiento del tumor en la mayoría de los casos. Los fibromas uterinos y los lunares de la piel son ejemplos de tumores benignos. Las ampliaciones localizadas y discretas de estructuras normales debidas al estrechamiento u obstrucción también pueden mostrarse como tumores. Los hematomas encapsulados, el tejido necrótico discreto debido a la picadura de un insecto y el crecimiento excesivo de los tejidos de la piel que están asociados con la hinchazón están marcados como «tumores». Las reacciones localizadas como hinchazón o inflamación debida a las reacciones antígeno-anticuerpo son la base de los tumores benignos. Por otro lado, el daño en el ADN, ya sea directa o indirectamente, por las especies reactivas de oxígeno generadas en el cuerpo provoca la mutación de las bases en el ADN y puede causar tumores premalignos o malignos.

Los pólipos representan un crecimiento anormal de los tejidos que se proyectan desde las membranas mucosas. Pueden variar en tamaño y apariencia y parecer una verruga cuando son pequeñas en forma; y al crecer, aparecen como una cereza en un tallo o un higo. Los pólipos pueden causar sangrado abundante, lo que puede causar anemia. Cuando se ven como una cereza en un tallo o un higo, se les llama «pólipos pedunculados»; mientras que si carecen del vástago y solo aparecen en las membranas mucosas, se les llama “pólipos sésiles”. Los pólipos se encuentran comúnmente en el colon, la mucosa nasal, el estómago y la vejiga urinaria. Por lo tanto, los pólipos se pueden clasificar en términos generales como pólipos digestivos, colorrectales, cervicales, nasales y urinarios.

Los pólipos digestivos se pueden subdividir en:

Pólipos hiperplásicos: aparecen como criptas serradas, sin ramificar, sin riesgo de malignidad;

Adenomas serrados sésiles: aparecen como criptas aserradas y ramificadas con riesgo de malignidad;
Adenomas inflamatorios: aparecen como una inflamación de la mucosa o submucosa, y si la displasia persiste, aumenta el riesgo de malignidad;

Adenomas tubulares: las glándulas tubulares parecen consistir en núcleos alargados y existe riesgo de malignidad;
Adenomas serrados tradicionales: criptas serradas con apariencia de vellosidades y conllevan riesgo de malignidad;

Pólipos fibroides: células fusiformes con una disposición concéntrica de células fusiformes alrededor de los vasos sanguíneos que causan inflamación y liberación de eosinófilos sin riesgo de malignidad.

Pólipos colorrectales: se encuentran en el colon y el recto y con un tamaño inferior a 2,5 cm; No conducen al riesgo de malignidad. Se pueden clasificar como malignos, hiperplásicos e inflamatorios. Los pólipos malignos son adenomatosos y crecen en el revestimiento del estómago sin riesgo de malignidad.

Pólipos nasales: masas polipoides que crecen en la membrana mucosa de la nariz y los senos paranasales.

Pólipo cervical: crece como un pólipo benigno en la pared del cuello uterino y puede llevar a un sangrado menstrual irregular.

Pólipo endometrial: crece como un pólipo sésil o lesión en la pared uterina; y si está pedunculado, sobresale en el cuello uterino con su origen como útero.


Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.