Diferencia entre Hepatitis y Cirrosis

0
Advertisement

Diferencia entre Hepatitis y Cirrosis

La función hepática adecuada depende del hígado para desintoxicar los metabolitos, sintetizar proteínas y producir diferentes productos químicos para la digestión.

La hepatitis y la cirrosis son dos enfermedades que presentan diferentes obstáculos para esta función normal. La hepatitis es una infección del hígado, generalmente causada por un virus, que conduce a una inflamación aguda o crónica del hígado.

La cirrosis es la cicatrización del hígado, por lo que no se genera tejido hepático sano para reemplazar el tejido cicatrizado.

Advertisement

Si bien tanto la hepatitis como la cirrosis afectan al hígado, la hepatitis tiene muchas variantes, desde la hepatitis A hasta la E (e incluso una hepatitis autoinmune), mientras que la cirrosis puede ser causada por una infección crónica de hepatitis.

Por supuesto, la cirrosis tiene muchas causas, pero se limita a unas pocas en particular: enfermedad hepática alcohólica, enfermedad hepática grasa no alcohólica, hepatitis C crónica y hepatitis A. Las causas menos comunes de cirrosis incluyen hepatitis autoinmune, varias enfermedades que destruyen o bloquean la conductos biliares, enfermedades hepáticas genéticamente heredadas, uso prolongado de ciertos medicamentos e insuficiencia cardíaca crónica con congestión hepática.

La hepatitis en sus diversas formas también tiene muchas causas que incluyen, entre otras, las siguientes áreas generalizadas: contacto sexual directo, compartir agujas con una persona infectada o ser accidentalmente atrapado con una aguja de una persona infectada.

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es generalmente una infección viral del hígado que causa una inflamación crónica o aguda del hígado y, en última instancia, daño al tejido del hígado. Hay diferentes tipos de hepatitis. La hepatitis A y E son causadas por la ingestión de alimentos o agua contaminada. La hepatitis B es causada por el contacto directo con algún fluido corporal (es decir, sangre, semen) de una persona infectada. La hepatitis C es transmitida por la sangre y generalmente se contrae al compartir agujas con una persona infectada. La hepatitis D es única porque solo ocurre en personas con hepatitis B, generalmente a través del contacto con la sangre infecciosa.

Los síntomas de estas variantes son similares porque afectan al hígado. La infección viral aguda de la hepatitis se produce en tres fases: fase prodrómica, coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos y fase de recuperación. En la fase prodrómica, aparecen síntomas inespecíficos parecidos a la gripe, junto con la orina oscura. En la fase de recuperación, después de que la piel y los ojos se tornen amarillentos, las enzimas de la sangre del hígado, como la bilirrubina, la ALT y la AST, permanecen elevadas.

La hepatitis crónica, o los casos de hepatitis que continúan durante más de seis meses, a menudo son asintomáticos. Sin embargo, puede ocurrir fatiga, náuseas, vómitos, pérdida de apetito y dolor en las articulaciones. Si no se trata, las disfunciones hormonales pueden ocurrir en las mujeres. La cirrosis es el resultado final del daño continuo.

A nivel celular y molecular, la hepatitis se caracteriza por la siguiente patología:

Advertisement

***Cambios morfológicos de los hepatocitos: destrucción del retículo endoplásmico
***Alteración de la secreción de proteínas hepáticas.
***Muerte celular por deshidratación o rotura.
***Inflamación portal predominada por linfocitos.
***Actividad necrótica lobular de los hepatocitos.

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad que causa la proliferación y cicatrización del hígado al aumentar la producción de tejido conectivo en el hígado, distorsionar la arquitectura del flujo sanguíneo y, en última instancia, causar necrosis del hígado. Se pensó que esta condición era irreversible en el momento del diagnóstico, pero resulta que si se aborda la causa subyacente, puede revertir la fibrosis (es decir, la generación de proteínas conectivas “rígidas”) que causa la cirrosis del hígado.

La cirrosis y la hepatitis son similares en que ambas son condiciones del hígado. Además, la cirrosis se ve como resultado de una infección crónica de hepatitis. Ambos también se caracterizan por la muerte lenta de las células hepáticas después de una lesión prolongada por parte de sus autores establecidos: respuesta inflamatoria en la hepatitis y deposición de colágeno en la cirrosis.

Los pacientes con cirrosis presentan síntomas como dolor abdominal, fiebre, náuseas y diarrea. Otros síntomas avanzados incluyen hemorragias GI, edema y ascitis.

A nivel celular y molecular, la cirrosis se caracteriza por la siguiente patología:

***Daño oxidativo a los hepatocitos debido a la formación de especies reactivas de oxígeno.
***Interferencia con la formación microtubular y el tráfico de proteínas.
***Producción de exceso de colágeno y matriz extracelular en la zona periportal y pericentral del hígado.
***Activación de células estrelladas que potencian la fibrosis.
***Síntesis, secreción y glicosilación de proteínas deterioradas.

Diferencia entre la hepatitis y la cirrosis

Comportamiento celular
La hepatitis se caracteriza generalmente por células que se infectan con un virus de hepatitis y provocan una respuesta inmune, mientras que la cirrosis se caracteriza por la activación de células particulares que aumentan la deposición de tejidos conectivos y nódulos.

Modo de infección
La hepatitis es generalmente una infección viral, pero también puede ser autoinmune. La cirrosis es una enfermedad determinada por el comportamiento a través del consumo de alcohol o una enfermedad de predisposición genética a través de la enfermedad del hígado graso.

Presentación clínica
La hepatitis causa ictericia y síntomas leves de fiebre a corto plazo, y cirrosis a largo plazo. La cirrosis produce tejido nodular y tejido hepático necrótico.

Longevidad de la enfermedad
La hepatitis puede ser aguda (es decir, <6 meses) o crónica (es decir,> 6 meses), mientras que la cirrosis fue vista como una condición permanente una vez diagnosticada, hasta muy recientemente. Ahora se ve como reversible.

Personaje de organo
La inflamación e hinchazón del hígado caracterizan a la hepatitis. Puede ocurrir algo de muerte celular y bloqueo inmune. En la cirrosis, son comunes las cicatrices del tejido y la falta de flujo de sangre a las áreas portales del hígado.

Advertisement

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.