Comportamiento narcisista

0

Por extraño que pueda parecer, «enamorarse de uno mismo» es el rasgo característico predominante del trastorno de personalidad narcisista (NPD).

Sin embargo, hay más en este comportamiento aparentemente extraño de un narcisista que lo que se ve a simple vista: su comportamiento suele ser un encubrimiento de sus inseguridades profundamente arraigadas y su naturaleza hipersensible.


El narcisismo se define como una admiración o afecto intenso por uno mismo. El término se ha derivado de un mito griego, en el que un joven apuesto llamado Narciso se enamora de su propio reflejo cuando lo ve en un charco de agua. Este término fue utilizado por primera vez en el contexto de la mente humana y el comportamiento por el famoso psiquiatra austríaco, Sigmund Freud. La propuesta de excluir el Trastorno Narcisista de la Personalidad en el DSM-V de la Asociación Americana de Psiquiatría (que se publicará en 2013) despertó algunas sospechas, lo cual no es sorprendente considerando que es imposible descartar los casos de DNP como incidentes puntuales.

narcisista

El trastorno narcisista de la personalidad (NPD, por sus siglas en inglés) típicamente se caracteriza por una autoimagen distorsionada, emociones intensas, amor intenso por sí mismo y un sentido exagerado de superioridad. Autoestima, auto foco, auto importancia, etc., son algunos términos que mejor definen a un narcisista. Si bien no hay duda sobre el hecho de que los narcisistas tienen una gran autoestima, no se debe confundir la autoestima con el narcisismo. Un individuo con alta autoestima puede ser humilde, pero no se puede decir lo mismo de un narcisista.

Una breve guía sobre el comportamiento narcisista

En su estudio publicado en el Journal of Personality Assessment (1984), el Prof. R. A. Emmons identificó cuatro facetas del narcisismo: Exploitativeness / Entitlement, Leadership / Authority, Superiority / Arrogance y Self-absorption / Self-admiration. Es posible categorizar a los narcisistas en varios grupos con respecto a su comportamiento. Algunos narcisistas están más interesados ​​en manipular o explotar a las personas, mientras que otros disfrutan de la autoridad. Del mismo modo, algunos tienden a sobreestimar sus habilidades, mientras que algunos otros tienen un gran respeto por su apariencia o personalidad.


Los narcisistas son personas a las que les gusta ser constantemente admiradas, y ansían ser el centro de atención.

No es sorprendente que estas personas prefieran ser «admiradas», en lugar de ser «queridas» por otros. Como dice el psicólogo estadounidense Scott Barry Kaufman, «estas son las personas que probablemente se enfurecerán cuando se les diga que no son bellas ni brillantes, pero que no se verán afectadas si se les dice que son unos imbéciles». Tal es su preocupación egoísta, que estas personas asocian comentarios negativos con un falso sentido de superioridad.

Estas personas a menudo se muestran emocionantes y entretenidas, especialmente al principio, pero bajo este atuendo de ser despreocupadas, son de naturaleza agresiva y altamente manipuladora. Por lo general, obtienen una retroalimentación positiva de las personas a su alrededor, lo que no es sorprendente teniendo en cuenta que el encanto seductor de un narcisista es muy exitoso para cegar a las personas, aunque sea de manera temporal. A la larga, sus verdaderos colores salen a la superficie, pero luego, por lo general, es demasiado tarde para que la persona del lado receptor cambie su actitud inicial hacia el narcisista. En cuanto al narcisista, generalmente significa que es hora de encontrar a alguien que continúe alimentando su ego falso.

Los narcisistas siempre están buscando personas que puedan ayudarlos a mantener su alto sentido de autoimagen. Ellos mismos sienten que son muy especiales y, por lo tanto, merecen ser tratados de una manera especial. Al mismo tiempo, evitan convenientemente a las personas que les sujetan el espejo. Dado que los narcisistas son emocionalmente muy superficiales, les resulta muy fácil romper los lazos con las personas que los rodean. Los narcisistas son nada menos que individuos egocéntricos, a quienes les importa un comino lo que sienten los demás, incluso cuando ellos mismos son hipersensibles. Tal comportamiento generalmente se atribuye a la falta de empatía o su incapacidad para ponerse en el lugar de otros.

Los narcisistas son hipersensibles a los insultos, las derrotas y las críticas, y con frecuencia tienden a reaccionar agresivamente ante tales situaciones. Cuando son rechazados, a menudo terminan reaccionando exageradamente, llegando incluso a castigar a quienes se niegan a reconocer su sentido de grandiosidad. Estar en el extremo receptor de la ira de un narcisista nunca es saludable para nadie, porque la venganza suele ser una misión para ellos. Además, no lo hacen obvio cuando están heridos, ya sea porque son introvertidos o simplemente porque no pueden ver a otras personas teniendo ventaja sobre ellos.

Si bien es fácil despedir a una persona con una combinación de estos rasgos de comportamiento por ser egoísta o grosera, uno tiene que entender que la conducta narcisista surge de una profunda sensación de inseguridad y baja autoestima. En otras palabras, estos rasgos de comportamiento son las herramientas de defensa de la persona, que están destinadas a ocultar sus problemas con la vida. Los narcisistas son muy jactanciosos y, a menudo se complacen en exagerar sus logros. Para ellos, presumir es el método más conveniente para obtener el reconocimiento que merecen; y por lo tanto, crean un mundo de ilusión, en lugar de tratar de compensar sus inseguridades.

Aunque los narcisistas son muy malos para comprender las emociones humanas, las necesidades de otras personas y sus sentimientos o puntos de vista, no es como si no pudieran hacerlo.

Comprenden emociones como la empatía y la compasión, pero de una manera superficial. E incluso cuando lo hacen, camuflan estas emociones con furia, culpa y desdén por los demás. Si no fuera por su capacidad para comprender las emociones, no habrían sido hipersensibles. Es simplemente el hecho de que no pueden pensar más allá de sí mismos y, por lo tanto, solo comprenden sus propias emociones. Sin embargo, nunca demostrarán que son capaces de ser emocionales, por el temor de ser «utilizados» por las otras personas. Este es un miedo que surge de su creencia de que los «tontos emocionales» a su alrededor solo están destinados a ser «utilizados» y aprovecharse de ellos.


Los narcisistas parecen ser muy arrogantes con las personas con las que interactúan y tienden a mostrar una actitud o un ego innecesarios, lo que generalmente hacen para erigir barreras a su alrededor. Lo que es interesante es que no toma mucho tiempo para que el ego se quede atrás, y una cálida sonrisa para reemplazar esa arrogancia, que solo puede suceder cuando quieren hacer que otras personas actúen según sus condiciones. Cuando se trata de un narcisista habilidoso, es posible que ni siquiera note que lo están «explotando», hasta que sea demasiado tarde. Tratar de vengarse de un narcisista es tan bueno como ser más vulnerable a su embestida. Para ellos, se trata de demostrar un punto, y pueden rebajarse a cualquier nivel para hacerlo.

Los narcisistas siempre sienten envidia de otras personas, y al mismo tiempo piensan que los demás les envidian. Continúan viviendo con estos rasgos negativos, tratándolos como si fueran positivos y útiles, incluso después de saber lo que otros piensan de ellos. A veces, llegan incluso a la conclusión de que las personas a su alrededor son celosas o simplemente no lo suficientemente inteligentes. Los narcisistas creen que el ego, la arrogancia, la justicia propia, etc., son rasgos positivos. Esto es cierto hasta cierto punto, pero solo en su caso, porque estos son los rasgos que los ayudan a construir barreras de protección a su alrededor.

Aunque es difícil determinar las causas exactas del trastorno narcisista de la personalidad, los expertos opinan que el trauma infantil es uno de los principales factores que contribuyen a la misma.

Incluso Freud creía que el comportamiento narcisista se derivaba de una combinación de elogios y frialdad / rechazo paternos indiscriminados. Al inicio de la adultez temprana, el trauma experimentado en la infancia envuelve la mente del individuo. Mimos excesivos, padres presionando al niño a hacer algo para mejorar su propia autoestima, negligencia por parte de los padres o abuso por parte de personas mayores son posibles factores que pueden desencadenar este trastorno de la personalidad.

Los narcisistas están obsesionados con fantasías relacionadas con el poder, la riqueza, el éxito y el amor. Establecen objetivos poco realistas para ellos mismos, y no vacilan en tomar medidas extremas para alcanzar estos objetivos. Al ser egocéntricos, se consideran superiores a los demás y creen que las personas que los rodean están destinadas a ser utilizadas. Estas creencias, junto con su encanto seductor, les ayudan a sobresalir en ciertos campos como la política y el espectáculo, pero su vida personal a menudo se centra en una red de engaños. Esto se puede resumir en una cita de Peter Jonason, un psicólogo de la Universidad del Sur de Alabama: «Un monje narcisista no sería bueno, pero ser Kanye West y un narcisista es fantástico».

Una relación con un narcisista nunca puede ser fácil, y todos aquellos que están / han estado en tal relación estarían de acuerdo con eso. A veces, las personas, especialmente las mujeres, continúan su relación con un narcisista, porque creen que tendrán éxito en cambiar a esa persona, lo que rara vez sucede. Aparte de la actitud de autonegociación, el narcisismo también viene con algunos complementos negativos. Por ejemplo, los narcisistas son más propensos a hacer trampa cuando están en una relación comprometida, ya que creen que pueden salirse con la suya fácilmente. La dependencia de un narcisista es la receta perfecta para el desastre, porque te vuelve directamente vulnerable a la manipulación y la explotación.

Los hombres tienden a ser más narcisistas que las mujeres.

Esto fue revelado en un estudio realizado por el psicólogo Frederick Stinson y sus colegas, que incluyó entrevistas personales con 34.653 adultos. El concepto de aventuras a corto plazo o relaciones abiertas siempre es atractivo para los narcisistas, tanto hombres como mujeres, ya que sus relaciones son más susceptibles a un eventual declive. No hay duda del hecho de que estar en relación con un narcisista puede ser bastante frustrante. Pero los hombres son menos propensos a ser molestados por las mujeres narcisistas, ya que ellos mismos están más interesados ​​en tales aventuras y relaciones abiertas.

Manipuladores como son, no vacilan en jugar la carta de víctima cuando se dan cuenta de que su asertividad no está teniendo el efecto deseado. En circunstancias normales, cuando sabemos que la persona con la que estamos interactuando ha sido una ‘víctima’ (de cualquier cosa, para el caso), tendemos a adoptar una actitud comprensiva, tratando de consolarlos. Esto, a su vez, nos hace más vulnerables a la explotación por narcisistas que están familiarizados con los trucos de interpretar a la víctima. Su habilidad para cambiar roles de atormentador a víctima y viceversa, es bastante sorprendente. Si sabes que estás tratando con un narcisista, estás obligado a estar en guardia; en ese caso, no serás útil para esa persona y, por lo tanto, es más probable que te abandonen.

El narcisismo puede ser de dos tipos: narcisismo sano y narcisismo extremo. Cuando hablamos de narcisismo, a menudo tendemos a centrarnos en los rasgos de comportamiento asociados con NPD. Es necesario comprender que el narcisismo con moderación, lo que se conoce como narcisismo sano, puede ayudar al desarrollo de la personalidad haciendo que la persona sea segura de sí misma y autosuficiente. Si bien el narcisismo sano no es realmente un problema, el narcisismo extremo es, y por lo tanto tiene que ser tratado adecuadamente. Los narcisistas extremos te mantendrán cerca mientras seas útil para ellos, pero cuando se den cuenta de que has empezado a descubrir cuáles son sus motivos, te dejarán de lado silenciosamente. Una persona que padece NPD es más propensa a abusar de las drogas y al alcoholismo como un medio para sobrellevar sus dificultades. Más importante aún, este trastorno obstaculiza el desarrollo de relaciones saludables entre la persona y otros miembros de su familia / sociedad.

Diagnostico y tratamiento

Los psiquiatras usan herramientas de evaluación y entrevistas especialmente diseñadas para determinar si la persona padece este trastorno de la personalidad. El historial médico y las pruebas físicas del paciente se toman en consideración durante el diagnóstico. Lo que es desalentador es el hecho de que un narcisista no considera este trastorno como un problema, lo que hace que sea difícil convencerlo de que opte por el tratamiento. Si bien no existe un medicamento para curar este trastorno, la psicoterapia se considera uno de los mejores métodos de tratamiento de NPD; y así se usa:

*** Proporcionar al individuo una mayor conciencia de sí mismo y una visión de sus problemas.
*** Desarrollar una mejor autoestima y una autoimagen realista.
*** Inculcar un enfoque más realista hacia la sociedad.

Se cree que la psicoterapia o el asesoramiento pueden ayudar a una persona a salir del trauma que desencadena el trastorno narcisista de la personalidad. Al mismo tiempo, los medicamentos recetados son útiles cuando se trata de tratar los síntomas de angustia que siguen con este trastorno.

Algunos psicólogos opinan que el narcisismo existe en todos los individuos hasta cierto punto, y solo cuando cruza un cierto límite equivale a un trastorno. Según Freud, el narcisismo sano es una necesidad para el desarrollo normal de un individuo, ya que forma un interés propio constante y realista, y ayuda a establecer metas maduras e inculcar grandes valores. Sin embargo, en exceso, puede ser una condición incapacitante que puede obstaculizar la capacidad de la persona para desarrollar relaciones saludables.


Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.