¿Cómo afecta la electricidad al medio ambiente? La electricidad es una…

0

La electricidad es una fuerza invisible y natural que puede verse en fenómenos naturales como los rayos y el impacto que a veces se produce cuando se toca el metal.

El cultivo de electricidad para uso humano ofrece numerosas comodidades, pero también puede dañar el medio ambiente y aumentar los riesgos de salud para las personas.

Impactos que varían

Las compañías de energía utilizan una variedad de procesos para crear electricidad, y no todos los procesos afectan el medio ambiente de la misma manera. Por ejemplo, el carbón es una fuente de energía mucho más problemática para el medio ambiente que la energía solar, que tiene efectos ambientales mínimos. Otras formas de generación de electricidad incluyen gas natural, centrales hidroeléctricas, energía nuclear y petróleo.

Gases de invernadero

La mayoría de los mecanismos para generar electricidad liberan dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero (gases que absorben y emiten radiación) a la atmósfera de la Tierra. Si bien naturalmente existen pequeñas cantidades de dióxido de carbono en la atmósfera, la generación de electricidad ha aumentado considerablemente la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera del planeta. La gran mayoría de los científicos creen que esto contribuye a un grado antinatural de calentamiento global que tiene el potencial de afectar el clima global, destruir las poblaciones de animales y cambiar los ecosistemas locales.

Contaminación y lluvia ácida

Casi todas las formas de electricidad generan residuos. Por ejemplo, el gas natural libera dióxido de carbono y óxido de nitrógeno. La atmósfera de la Tierra atrapa estos gases, lo que lleva a la contaminación del aire y el smog. Los patrones climáticos y las variaciones geológicas pueden afectar la prevalencia de smog en un área en particular. Por ejemplo, un valle atrapado entre colinas con poco viento podría atrapar una bolsa de smog. Cuando el smog que contiene dióxido de azufre y óxido de nitrógeno se libera a la atmósfera, puede contaminar las precipitaciones y volver a llover como lluvia ácida.

Desafíos de la eliminación de residuos

Casi todas las formas de generación de electricidad producen algunos residuos, pero las fuentes de energía como la energía nuclear producen residuos sólidos peligrosos. Algunas fuentes de desechos radiactivos permanecen radiactivos durante miles de años, lo que significa que los desechos pueden causar cáncer y mutaciones genéticas en humanos y animales. Los desechos radiactivos pueden alterar la composición química del suelo, por lo que es inseguro para la vida silvestre local y potencialmente matar a las especies de plantas. La quema de carbón produce un tipo de residuo sólido llamado ceniza, que con frecuencia se deposita en vertederos, lo que contribuye a un relleno excesivo. La Agencia de Protección Ambiental dice que es posible reciclar este material para convertirlo en cemento y otros productos útiles, y algunos fabricantes de carbón reciclan sus desechos.

Lesiones a la Vida Silvestre

Tanto la generación como el suministro de electricidad pueden dañar la vida silvestre local. Las aves pueden volar en líneas eléctricas, lo que resulta en electrocución. Los parques eólicos ponen en peligro a los animales voladores, como los murciélagos y las aves. Ningún sistema de generación de energía puede ser perfecto, y los accidentes en las plantas de energía también pueden dañar a los animales. Por ejemplo, un estudio realizado en 2009 descubrió que el desastre nuclear de Chernobyl provocó una disminución de las poblaciones de animales incluso 20 años después del desastre.


Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.