Cara de cordero «humanoide» revelada en el retablo de Gante después de 500 años

0
Advertisement

Después de una cuidadosa restauración, la verdadera cara del cordero en el retablo de Gante se ha revelado después de casi 500 años.

Durante siglos, el retablo ha sido considerado una de las obras de arte más influyentes en el mundo occidental. No es una sola pintura, sino más bien una serie de 12 paneles llenos de imágenes interconectadas repletas de simbolismo cristiano. El trabajo fue creado por Jan y Hubert Van Eyck en 1432.

Durante el curso de su larga vida, esta obra de arte ha tenido su parte de aventuras, teniendo la reputación de ser la obra de arte más robada de todos los tiempos, según The Guardian. Casi se ha quemado más de una vez, incluyendo casi ser quemado intencionalmente por disturbios calvinistas. Ha sido forjado, desarmado y censurado.

Napoleón lo robó, fue cazado durante la Primera Guerra Mundial, y tomado y vendido varias veces durante la Segunda antes de ser rescatado de las manos nazis. Un panel fue robado en la década de 1930 y nunca se ha recuperado, aunque las investigaciones aún están abiertas. Incluso ha sido «actualizado» y pintado.

Advertisement
El panel Adoración del Cordero del Retablo de Gante

El panel Adoración del Cordero del Retablo de Gante

El panel central más grande del retablo de Gante se conoce como la Adoración del Cordero. Como era de esperar, presenta un cordero encima de un altar, rodeado de masas adoradoras. Según Smithsonian, la cara real del cordero se cambió en un trabajo de pintura y se ocultó a la vista del público durante los últimos quinientos años.

La cara del cordero como había aparecido durante los últimos 500 años.

La cara del cordero como había aparecido durante los últimos 500 años.

En el retablo original de Gante, pintado por los hermanos Van Eyck, la cara del cordero no coincide totalmente con el estilo utilizado en el resto de la pintura. En lugar del estilo muy natural del resto de la pieza, la cara del cordero no parece una reproducción fiel de cómo sería la cara de un cordero. Los ojos son grandes, abiertos y la cara más frontal, con una expresión directa e intencionada. También tiene labios rosados y llenos y la nariz está algo acampanada. Las características, juntas, le dan a la cara un aspecto claramente más humano.

El cordero restaurado que muestra sus rasgos faciales originales. (Catedral de San Bavón, © Lukasweb. Foto: KIK-IRPA. Restauradores: © KIK-IRPA)

Esa expresión inquietantemente humana puede ser lo que está detrás de esto cuando un segundo grupo de artistas modificó la pieza original en 150, más de un siglo después de que se renderizó por primera vez. Aunque el trabajo fue aparentemente para retocar el trabajo, que había sufrido un cierto deterioro como resultado de pasar más de 100 años colgado en la Catedral de San Bavo, en Gante, Bélgica. Sin embargo, después de que se realizó la pintura excesiva, la cara del cordero se parecía mucho más a la de una oveja real, y era mucho más «neutral».

Todo el retablo de Gante

A lo largo de los siglos, nadie se dio cuenta de los cambios que se habían hecho, hasta que el Instituto Real para el Patrimonio Cultural asignó casi dos millones y medio de dólares para que la pintura se restaurara por completo, y el proceso de quitar cuidadosamente la capa superior de pintura estuvo bajo camino. La segunda fase del trabajo, realizada en 217, descubrió la verdadera cara del cordero.

Los ojos del cordero no eran las únicas cosas que se alteraron en esa pintura de antaño. A medida que continuó la restauración, se descubrió que casi las tres cuartas partes del trabajo habían tenido algunas alteraciones. Las alteraciones tampoco fueron necesariamente radicales. En un ejemplo, varios edificios en un panel fueron oscurecidos y pintados con una colina azul.

Advertisement

La fase final de la restauración aún no ha comenzado, por lo que es difícil decir qué más puede descubrirse para cuando finalice el trabajo. El propósito de los cambios es, por supuesto, un tema de especulación. Pudo haber sido que la Iglesia no sentía que la versión original era completamente apropiada, o puede ser simplemente que los artistas que hicieron la pintura en exceso sintieron que podían hacer un mejor trabajo que los de Van Eyck, o simplemente querían dejar una más. marca personal en la famosa obra de arte.

Mientras tanto, hasta que se complete toda la restauración y se devuelva el retablo a la Catedral de San Bavón, los visitantes de Bélgica pueden visitar el Museo de Bellas Artes de Gante, donde la pieza se exhibe actualmente, y tienen la oportunidad de ver el trabajo como su creadores originalmente destinados.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.