1980 erupción del Monte St. Helens

0

El 18 de mayo de 1980, ocurrió una gran erupción volcánica en Mount St. Helens, un volcán ubicado en el condado de Skamania, en el estado estadounidense de Washington. La erupción (un evento VEI 5) fue la erupción volcánica más importante que se produjo en los 48 estados contiguos de EE. UU.

Desde la erupción mucho más pequeña de 1915 de Lassen Peak en California. A menudo se ha declarado la erupción volcánica más desastrosa en la historia de los EE. UU. La erupción fue precedida por una serie de terremotos de dos meses y episodios de venteo de vapor, causados ​​por una inyección de magma a poca profundidad debajo del volcán que creó una gran protuberancia y un sistema de fractura en la ladera norte de la montaña.


Fotografía de la columna de erupción, 18 de mayo de 1980

Fotografía de la columna de erupción, 18 de mayo de 1980

Un terremoto a las 8:32:17 a.m. PDT (UTC-7) el domingo 18 de mayo de 1980 provocó que toda la cara norte debilitada se deslizara, creando el mayor deslizamiento de tierra jamás registrado. Esto permitió que la roca rica en gas y vapor a alta presión parcialmente fundida en el volcán explotara repentinamente hacia el norte hacia el Lago Spirit en una mezcla caliente de lava y roca vieja pulverizada, alcanzando la cara de avalancha.

Una columna de erupción se elevó 80,000 pies (24 km; 15 millas) a la atmósfera y depositó cenizas en 11 estados de EE. UU. Y cenizas significativas en dos provincias canadienses. Al mismo tiempo, la nieve, el hielo y varios glaciares enteros en el volcán se derritieron, formando una serie de grandes lahares (deslizamientos de tierra volcánicos) que llegaron hasta el río Columbia, a casi 50 millas (80 km) al suroeste. Los arrebatos menos severos continuaron hasta el día siguiente, solo seguidos por otras erupciones grandes, pero no tan destructivas, más tarde ese año. La energía térmica liberada durante la erupción fue igual a 26 megatones.

Aproximadamente 57 personas fueron asesinadas directamente, incluido el posadero Harry R. Truman, los fotógrafos Reid Blackburn y Robert Landsburg, y el geólogo David A. Johnston. Cientos de millas cuadradas se redujeron a páramo, causando más de $ 1 mil millones en daños (equivalente a $ 3.3 mil millones hoy), miles de animales fueron asesinados y Mount St. Helens se quedó con un cráter en su lado norte. En el momento de la erupción, la cumbre del volcán era propiedad del Burlington Northern Railroad, pero luego la tierra pasó al Servicio Forestal de los Estados Unidos. El área se conservó más tarde, como estaba, en el Monumento Volcánico Nacional Mount St. Helens.

Acumulacion a la erupcion

Mount St. Helens permaneció inactivo desde su último período de actividad en las décadas de 1840 y 1850 hasta marzo de 1980. Varios terremotos pequeños, que comenzaron el 15 de marzo, indicaron que el magma pudo haber comenzado a moverse debajo del volcán. El 20 de marzo a las 3:45 p.m. Hora estándar del Pacífico (todos los tiempos serán en PST o PDT), un terremoto de magnitud 4.2 y poca profundidad centrado debajo del flanco norte del volcán, señaló el regreso del volcán de 123 años de hibernación. Un terremoto que construyó gradualmente un sismógrafo de área saturada y comenzó a llegar al clímax alrededor del mediodía del 25 de marzo, alcanzando niveles máximos en los próximos dos días, incluido un terremoto que registró 5.1 en la escala de Richter. Se registraron un total de 174 choques de magnitud 2.6 o mayor durante esos dos días.


Los choques de magnitud 3.2 o mayores ocurrieron a un ritmo ligeramente creciente durante abril y mayo con cinco terremotos de magnitud 4 o superior por día a principios de abril, y ocho por día la semana anterior al 18 de mayo. Inicialmente no hubo signos directos de erupción, pero Se informaron pequeñas avalanchas de nieve y hielo inducidas por terremotos a partir de observaciones aéreas.

El auto del fotógrafo Reid Blackburn después de la erupción

El auto del fotógrafo Reid Blackburn después de la erupción

A las 12:36 p.m. El 27 de marzo, las erupciones freáticas (explosiones de vapor causadas por el magma que calentaba repentinamente el agua subterránea) expulsaron y rompieron rocas desde el antiguo cráter de la cumbre, excavando un nuevo cráter de 250 pies (75 m) de ancho y enviando una columna de cenizas de aproximadamente 7,000 pies (2.1 km) en el aire.

Para esta fecha, también se había desarrollado un sistema de fractura de 16,000 pies de largo (3.0 mi; 4.9 km) hacia el este a través del área de la cumbre. Esto fue seguido por más enjambres de terremotos y una serie de explosiones de vapor que enviaron cenizas de 10,000 a 11,000 pies (3,000 a 3,400 m) sobre su ventilación. La mayor parte de esta ceniza cayó entre tres y doce millas (5 y 19 km) desde su ventilación, pero parte fue transportada a 150 millas (240 km) al sur a Bend, Oregón, o 285 millas (460 km) al este a Spokane, Washington.

Se observó un segundo cráter nuevo y una llama azul el 29 de marzo. La llama fue emitida visiblemente por ambos cráteres y probablemente fue creada por la combustión de gases. La electricidad estática generada por las nubes de cenizas que bajaban por el volcán enviaba rayos que tenían hasta dos millas (3 km) de largo.

Noventa y tres arrebatos separados se informaron el 30 de marzo, y los temblores armónicos cada vez más fuertes se detectaron por primera vez el 1 de abril, alarmando a los geólogos e incitando al gobernador Dixy Lee Ray a declarar un estado de emergencia el 3 de abril. El gobernador Ray emitió una orden ejecutiva el 30 de abril creando una «zona roja» alrededor del volcán; cualquier persona atrapada en esta zona sin un pase se enfrentó a una multa de $ 500 (equivalente a $ 1,500 hoy) o seis meses en la cárcel. Esto impidió que muchos propietarios de cabañas visitaran su propiedad.

Para el 7 de abril, el cráter combinado tenía 1.700 por 1.200 pies (520 por 370 m) y 500 pies (150 m) de profundidad. Un equipo del USGS determinó en la última semana de abril que una sección de 1.5 millas de diámetro (2.4 km) de la cara norte de St. Helens fue desplazada hacia afuera por al menos 270 pies (82 m). Durante el resto de abril y principios de mayo, esta protuberancia creció de cinco a seis pies (1.5 a 1.8 m) por día, y a mediados de mayo se extendió más de 400 pies (120 m) al norte.


A medida que la protuberancia se movía hacia el norte, el área de la cumbre detrás de ella se hundió progresivamente, formando un bloque complejo, caído, llamado graben. Los geólogos anunciaron el 30 de abril que el deslizamiento del área abultada era el mayor peligro inmediato y que tal deslizamiento de tierra podría provocar una erupción. Estos cambios en la forma del volcán se relacionaron con la deformación general que aumentó el volumen del volcán en 0.03 millas cúbicas (0.13 km3) a mediados de mayo. Este aumento de volumen presumiblemente correspondió al volumen de magma que empujó hacia el volcán y deformó su superficie. Debido a que el magma intruso permaneció bajo tierra y no era directamente visible, se lo llamó un criptodomo, en contraste con un verdadero domo de lava expuesto en la superficie.

El 7 de mayo, se reanudaron erupciones similares a las de marzo y abril, y en los próximos días el bulto se acercó a su tamaño máximo. Toda la actividad se había limitado a la cúpula de la cumbre de 350 años y no involucraba ningún magma nuevo. Se registraron un total de aproximadamente 10,000 terremotos antes del evento del 18 de mayo, y la mayoría se concentró en una pequeña zona a menos de 1.6 millas (2.6 km) directamente debajo del bulto. Las erupciones visibles cesaron el 16 de mayo, lo que redujo el interés público y, en consecuencia, el número de espectadores en el área.

La creciente presión pública obligó a los funcionarios a permitir que 50 carros de propietarios entraran en la zona de peligro el sábado 17 de mayo para reunir cualquier propiedad que pudieran transportar. Se programó otro viaje para las 10 a.m. del día siguiente, y como era domingo, más de 300 madereros que normalmente trabajarían en el área no estaban allí. En el momento de la erupción climática, el magma de dacita que se entromete en el volcán había forzado el flanco norte hacia afuera casi 500 pies (150 m) y había calentado el sistema de agua subterránea del volcán, causando muchas explosiones impulsadas por vapor (erupciones freáticas).

Deslizamiento de tierra y erupción

Al amanecer del 18 de mayo, la actividad de Mount St. Helens no mostró ningún cambio con respecto al patrón del mes anterior. La velocidad de movimiento del bulto, la emisión de dióxido de azufre y las lecturas de la temperatura del suelo no revelaron ningún cambio que indicara una erupción catastrófica. El vulcanólogo del USGS David A. Johnston estaba de servicio en un puesto de observación aproximadamente a seis millas (10 km) al norte del volcán: a las 6:00 a.m., las mediciones de Johnston no indicaban ninguna actividad inusual.

A las 8:32 a.m., un terremoto de magnitud 5.1 centrado directamente debajo de la pendiente norte provocó el deslizamiento de esa parte del volcán, aproximadamente 7-20 segundos después del choque. El deslizamiento de tierra, el más grande en la historia registrada, viajó a una velocidad de 110 a 155 millas por hora (177 a 249 km / h) y cruzó el brazo oeste de Spirit Lake. Parte de ella golpeó una cresta de 350 metros de altura a unos 10 km al norte. Parte del tobogán se derramó sobre la cresta, pero la mayor parte se movió 13 millas (21 km) por el río North Fork Toutle, llenando su valle hasta 600 pies (180 m) de profundidad con escombros de avalancha. Se cubrió un área de aproximadamente 24 millas cuadradas (62 km2), y el volumen total del depósito fue de aproximadamente 0.7 millas cúbicas (2.9 km3).

Los científicos pudieron reconstruir el movimiento del deslizamiento de tierra a partir de una serie de fotografías rápidas de Gary Rosenquist, que estaba acampando a 11 millas (18 km) de la explosión. Rosenquist, su grupo y sus fotografías sobrevivieron porque la explosión fue desviada por la topografía local a una milla (1,6 km) de su ubicación.

La mayor parte del antiguo lado norte de St. Helens se convirtió en un depósito de escombros de 17 millas (27 km) de largo, con un promedio de 150 pies (46 m) de espesor; el tobogán era más grueso a una milla (1,6 km) debajo de Spirit Lake y más delgado en su margen occidental. El deslizamiento de tierra desplazó temporalmente las aguas del lago Spirit hacia la cresta al norte del lago, en una ola gigante de aproximadamente 600 pies (180 m) de altura.

Esto a su vez creó una avalancha de escombros de 295 pies (90 m) que consta de las aguas que regresan y miles de árboles y tocones desarraigados. Algunos de estos se mantuvieron intactos con las raíces, pero la mayoría había sido cortada en el muñón segundos antes por la explosión de gas volcánico y cenizas supercalentadas que inmediatamente siguió y superó el deslizamiento de tierra inicial. Los escombros fueron transportados junto con el agua cuando regresó a su cuenca, elevando el nivel de la superficie de Spirit Lake en aproximadamente 200 pies (61 m).

Más de tres décadas después de la erupción, las esteras flotantes de troncos persisten en Spirit Lake y el cercano lago St. Helens, cambiando de posición con el viento. El resto de los árboles, especialmente aquellos que no estaban completamente separados de sus raíces, se enderezaron por su propio peso y se anegaron, hundiéndose en los sedimentos fangosos en el fondo donde se han petrificado en las aguas anaerobias y ricas en minerales. Esto proporciona información sobre otros sitios con un registro fósil similar.


Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.